3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 2 de octubre de 2016, 10:05

Temer viaja a Buenos Aires y Asunción con el Mercosur como asunto central

Brasilia, 2 oct (EFE).- El presidente brasileño, Michel Temer, viajará mañana a Buenos Aires para reunirse con su homólogo argentino, Mauricio Macri, y desde allí seguirá hacia Asunción, donde será recibido por el mandatario paraguayo, Horacio Cartes.

Serán las primeras visitas oficiales de Temer a otros países desde que asumió el poder, tras la destitución de Dilma Rousseff el pasado 31 de agosto, y se centrarán en la situación del Mercosur, lo cual "revela la importancia" que su Gobierno le confiere al bloque, dijo a Efe un portavoz de la Presidencia brasileña.

Su primera escala será en Buenos Aires, donde será recibido con un almuerzo por Macri en la residencia presidencial de Olivos, en la zona norte de la capital argentina.

Luego partirá hacia Asunción, donde Cartes también le recibirá con una cena en su residencia oficial, conocida como Mburuvicha Róga o Casa del Líder.

Hasta ahora, Temer había viajado en su condición de presidente de pleno derecho pero a China, para la Cumbre del G20, y a Nueva York, para la Asamblea General de la ONU, donde mantuvo un encuentro con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

El hecho de que sus primeras visitas oficiales sean a Argentina y Paraguay supone "un mensaje" para el Mercosur y una "apuesta" en el futuro del bloque, dijo la fuente consultada por Efe.

El propio Temer subrayó la importancia que el Mercosur tiene para Brasil esta misma semana en una reunión de la Cámara de Comercio Exterior (Camex), en la que también consideró que el bloque debe ser reformado para convertirse en un mecanismo "ágil y moderno".

"Necesitamos romper el relativo aislamiento externo de los últimos años. Negociamos pocos acuerdos, insuficientes en número y en impacto efectivos sobre nuestro intercambio con el resto del mundo", afirmó Temer.

Según el presidente brasileño, el Mercosur debe revisar toda su estructura tarifaria, ampliar sus horizontes comerciales, acabar con las barreras tarifarias entre sus miembros y "modernizar" sus trámites burocráticos, a fin de facilitar el comercio.

También en relación al bloque, Temer deberá tratar con Macri y con Cartes el caso de Venezuela, que de manera unilateral insiste en ejercer la presidencia rotativa del Mercosur pese a que fue vetada por Argentina, Brasil y Paraguay, con la abstención complaciente de Uruguay.

Venezuela se adjudicó la presidencia semestral que le tocaba por orden alfabético en julio pasado, después de que Uruguay renunciara a seguir en ese cargo, como pidieron los otros tres socios.

Sin embargo, el pasado 13 de septiembre, los cuatro fundadores del Mercosur acordaron que Venezuela, aceptada como miembro de pleno derecho en 2012, no podría ejercer la presidencia pues aún no ha ratificado todos los acuerdos del bloque.

Incluso, según decidieron Argentina, Brasil y Paraguay, con una abstención de Uruguay que de ese modo permitió el consenso, si para el próximo 1 de diciembre Venezuela no se ha puesto al día con el Mercosur, será suspendida por tiempo indeterminado del bloque.

Según los socios fundadores, cuando Venezuela fue aceptada como miembro pleno se comprometió a incorporar a su ordenamiento jurídico toda la normativa interna del Mercosur en un plazo de cuatro años, que ya se ha vencido sin que el Gobierno de Caracas haya cumplido.

Entre los tratados no ratificados por Caracas están el Acuerdo de Complementación Económica número 18, sobre libre circulación de bienes, el Acuerdo sobre Residencia de Nacionales de los Estados Partes y el Protocolo de Promoción y Protección de Derechos Humanos.

Este último tiene una singular importancia para Argentina, Brasil y Paraguay, que abrigan dudas sobre la calidad de la democracia en Venezuela e incluso critican abiertamente la existencia en ese país de lo que califican de "presos políticos".

Argentina, Brasil y Paraguay firmaron esta semana, junto con México, Chile y Perú, una nota en el que expresaron su "preocupación" por la posibilidad de que el referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro, que impulsa la oposición venezolana, pueda quedar para el año próximo.

Según esos seis países, el hecho de que el referendo sea el año próximo implicará que si Maduro es despojado del poder su mandato será completado por su vicepresidente, lo que "afectaría el sentido de la consulta".