26 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 6 de febrero de 2017, 17:46

Temer propone a su ministro de Justicia como el nuevo magistrado del Supremo

Brasilia, 6 feb (EFE).- El presidente de Brasil, Michel Temer, propuso hoy al ministro de Justicia y Seguridad Pública, Alexandre de Moraes, como nuevo magistrado de la Corte Suprema, una plaza que estaba vacante desde que el juez Teori Zavascki, responsable del caso Petrobras, falleciera en un accidente aéreo el pasado 19 de enero.

"Las sólidas credenciales académicas y profesionales lo cualifican (a De Moraes) para la elevada responsabilidad de magistrado del Tribunal Supremo Federal", señaló la Presidencia de Brasil en un comunicado.

La nominación del ministro De Moraes deberá ser aprobada por la Comisión de Constitución y Justicia del Senado y posteriormente por el pleno de esa cámara, en la cual hay una docena de investigados por su supuesta participación en la trama de corrupción destapada en la petrolera estatal Petrobras.

De Moraes, vinculado al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), optará a sustituir a Zavascki, quien era el instructor en el máximo órgano de las investigaciones sobre la red de corrupción que operó en Petrobras, una responsabilidad que según decidió el propio tribunal ahora está en manos del juez Luiz Edson Fachin.

A pesar del extenso trabajo en el área jurídica del ministro, la decisión de Temer parece ir en dirección opuesta de la anunciada por el propio mandatario, quien había dicho que su candidato a la corte tendría un perfil totalmente "técnico".

De Moraes, de 49 años, es considerado un jurista de "línea dura", con una línea ideológica claramente volcada hacia la derecha y un carácter a veces explosivo que le ha valido más de una polémica en los cargos públicos que ha ocupado.

Estudió derecho constitucional en la Universidad de Sao Paulo (USP) y en esa misma institución, en la que también fue profesor, obtuvo un doctorado en Derecho de Estado.

También es autor de varios libros sobre Derecho Constitucional, entre los cuales uno que lleva precisamente ese nombre, que llegó en 2016 a su trigésimo sexta edición y del que ya se han vendido más de 500.000 ejemplares, una cifra considerada extraordinaria para obras de esa naturaleza.

En otro trabajo académico, publicado hace 16 años, De Moraes se pronunció en contra de que "personas que ejerzan cargos de confianza en el Gobierno sean propuestos por el presidente como magistrados de la Corte Suprema", lo cual fue recordado hoy por sus críticos.

De Moraes también ha sido fiscal del Ministerio Público de Sao Paulo, secretario de Justicia de ese estado y presidente de la hoy extinta Fundación de Bienestar del Menor (Febem) paulista, que regía unos violentos reformatorios que durante años fueron objeto de duras críticas de grupos de derechos humanos.

Entre 2007 y 2010, fue secretario municipal de Transportes del municipio de Sao Paulo, cuando el alcalde era el actual ministro de Ciencia y Tecnología, Gilberto Kassab.

Después de dejar ese cargo fundó su propio bufete en Sao Paulo, en el que tuvo clientes polémicos, como una empresa de transportes que fue investigada por supuestos vínculos con una banda que impone el terror en las cárceles y estuvo entre los responsables de las 130 muertes ocurridas este año en el sistema penitenciario del país.

También fue abogado de Eduardo Cunha, dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera Temer, y que en 2016 fue despojado del cargo de presidente de la Cámara Baja y luego de su escaño y a la cárcel por supuesta corrupción.

Como presidente de la Cámara de Diputados, Cunha fue responsable por iniciar los trámites para el proceso que el año pasado condujo a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, tras el cual Temer asumió el poder, en su entonces condición de vicepresidente.