22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 22 de abril de 2017, 04:09

Temer niega que pueda perder el cargo en la justicia electoral

Brasilia, 22 abr (EFE).- El presidente brasileño, Michel Temer, quien responde junto con su antecesora Dilma Rousseff a un proceso por presunto fraude en la campaña de 2014, negó en una entrevista con Efe que ese juicio pueda llegar a poner en riesgo su cargo.

"Voy a ser obediente de las decisiones del Poder Judicial" pero, frente a una condena, habría "recursos" y apelaciones, declaró Temer, para apuntar que en el caso extremo de una casación se abriría "un largo camino procesal", durante el cual se mantendría en el poder.

Temer ascendió al poder el año pasado, tras la destitución de Rousseff, con quien fue reelegido como vicepresidente en 2014 tras una campaña que pudiera haber sido financiada en parte con dinero generado por la red de corrupción que operó en la estatal Petrobras.

Esas sospechas son investigadas por la justicia electoral en un engorroso proceso aún en trámite y que, si fueran comprobadas esas irregularidades, llevaría a la casación de la fórmula y con ello a una suerte de "segunda destitución" de Rousseff y a un inmediato desalojo de Temer del poder.

Más allá de confiar en que los lapsos procesales se extenderán hasta más allá del 1 de enero de 2019, cuando acabará su mandato, el presidente dijo que "no es improbable" que la causa sea "declarada improcedente" o que se juzguen por separado sus cuentas y las de Rousseff, como exige su defensa.

En ese sentido, Temer reiteró que la recaudación de fondos para esa campaña fue hecha en forma "separada" y que él aportó apenas una "modestísima" suma, obtenida de forma "regular" y que fue declarada debidamente ante las autoridades electorales y fiscales.

Según los valores declarados tras las elecciones de 2014, el comité de campaña de Rousseff gastó para esos comicios la suma de 318 millones de reales, equivalentes hoy a unos 105 millones de dólares.

A ese total, Temer asegura que contribuyó solamente con cerca de 20 millones de reales (unos 6 millones de dólares) que recaudó por su propia cuenta y en forma "completamente legal y regular".

Más allá de su propio caso en la justicia electoral, Temer abordó la profunda crisis política abierta en el país por los sucesivos y graves escándalos de corrupción destapados por la investigación en la estatal Petrobras.

Esa trama corrupta ha quedado todavía más al descubierto con los testimonios de exdirectivos del grupo Odebrecht, implicado en esas prácticas, que salpican a un centenar de políticos, entre los que figuran ocho ministros y los actuales presidentes de las dos cámaras legislativas.

Según indicó Temer a Efe, contra sus ministros y muchos de los sospechosos de participar en esas prácticas corruptas hay por ahora simples "sospechas", que no configuran culpabilidad pero que deben ser investigadas en profundidad.

Temer descalificó afirmaciones de Marcelo Odebrecht, expresidente del grupo del mismo nombre, quien sostuvo que en Brasil "no existen" políticos que no se hayan valido de la corrupción para financiar sus campañas.

"Es una opinión de Odebrecht, que cree que todos los políticos se valen de la caja B" y confiesa que "ellos mismos fueron promotores de eso", aseguró Temer, quien dijo conocer a "muchos" dirigentes que no utilizaron esos métodos y se incluyó a él mismo entre ellos.

En ese marco, insistió en que los tribunales deben realizar su labor con plena independencia, en que su Gobierno no se paralizará por ello y en que tampoco se detendrá la recuperación económica que se ha empezado a insinuar en los últimos meses.