16 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 30 de abril de 2017, 01:00

Temer intenta impedir desbandada en su base tras la huelga general

EFE

BRASILIA - BRASIL

El Gobierno brasileño se propone impedir desbandadas para la votación de las reformas del régimen laboral y el sistema de jubilaciones, tras la huelga general del viernes, que consideró un fracaso, pero dejó heridas en su base política.

La huelga general, convocada por sindicatos incluso alineados con el presidente Michel Temer, fue minimizada por el Gobierno, pero de acuerdo a sus promotores la protesta contó con la adhesión del 45% de la masa laboral del país, en una jornada empañada por violentos incidentes.

Temer aseguró que, a pesar del malestar expresado por la huelga, el Gobierno seguirá empeñado en la “modernización de la legislación nacional” y mantendrá “un debate amplio y franco, realizado en el espacio adecuado para esa discusión, que es el Congreso Nacional”.

El problema para el Gobierno radica en que, más allá del impacto de la propia huelga, la movilización reveló algunas grietas en su base parlamentaria, a la cual necesita unida para poder avanzar en su polémico plan de reformas estructurales. Esa preocupación fue admitida por el ministro de la Secretaría de Gobierno, Antonio Imbassahy, en una entrevista publicada por el diario O Estado de São Paulo.

“Hay un tipo de inquietud”, que ha “aumentado”, y “parlamentarios de la base oficialista que no están conformes”, admitió el ministro, quien aseguró que el Ejecutivo debe “trabajar” y “dialogar” con su hasta ahora poderosa base parlamentaria a fin de evitar rupturas.

Sin embargo, también aclaró que no se aceptará que continúen en diversos cargos del poder público aquellos políticos que han sido recomendados por legisladores “con cuyo voto no se pueda contar”.

La rebeldía en la base oficialista la encabeza Solidaridad, un partido de extracción sindical, sin representación en el Senado, pero que cuenta con 14 de los 513 diputados y fue uno de los promotores de la huelga general, la primera realizada en Brasil en dos décadas.