20 de enero
Sábado
Mayormente nublado
24°
35°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
36°
Lunes
Parcialmente nublado
24°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 11 de enero de 2017, 12:58

Temer dice que bandas criminales "preocupan" a Brasil "como un todo"

Brasilia, 11 ene (EFE).- El presidente de Brasil, Michel Temer, afirmó hoy que las bandas criminales, que en las últimas semanas han protagonizado masacres en varias cárceles del país, "preocupan" a la nación "como un todo" porque se rigen por su propias reglas, las cuales están "fuera del Estado".

"Para nuestra sorpresa, hasta cuando ellos hacen aquella pavorosa matanza, la hacen basándose en códigos propios. Esta es una cuestión que supera los límites de seguridad para preocupar al país como un todo", manifestó Temer en Brasilia en referencia a la crisis carcelaria que la semana pasada dejó unos cien presos muertos.

Para el mandatario, el Ejecutivo ha pasado a interesarse "mucho más" sobre esta materia porque los grupos criminales, como el Primer Comando de la Capital (PCC) o Familia do Norte (FDN), "se constituyen bajo sus propias reglas jurídicas", las cuales están "fuera del Estado".

Desde que comenzó 2017 se han producido violentas reyertas entre facciones rivales en cárceles de algunos estados del país con un balance de al menos cien reos muertos, los cuales han vuelto a evidenciar las pésimas condiciones del sistema penitenciario brasileño, con serios problemas de hacinamiento y seguridad.

La crisis comenzó entre el 1 y el 2 de enero en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj) en Manaos, capital del estado de Amazonas, cuando miembros de FDN iniciaron una cacería sanguinaria contra integrantes del PCC, que dejó 56 muertos, muchos de ellos descuartizados.

Ese episodio supuso la segunda mayor masacre en la historia carcelaria de Brasil tras la ocurrida en 1992 en una casa de detención de Sao Paulo, conocida como Carandiru, en la que murieron 111 reclusos.

Temer señaló que la realidad "exige" la construcción de nuevas cárceles porque las condiciones actuales son "inhumanas" debido a la superpoblación de internos en los penales.

Con 622.000 presos, lo que supone un 67,3 % más de su capacidad, Brasil tiene la cuarta mayor población penal del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia.

En este sentido, el Gobierno brasileño se vio obligado a adelantar la publicación del Plan Nacional de Seguridad, que incluye la modernización de los centros penitenciarios y la construcción de cinco nuevas prisiones federales de máxima seguridad.

"La realidad que hoy vivimos exige la construcción de cárceles al menos para eliminar las condiciones digamos inhumanas en que los presos se encuentran. Hay prisiones en las que caben 600 personas y están con 1.600", declaró el presidente brasileño.

El caos carcelario se agravó aún más el pasado viernes con el hallazgo de 31 cuerpos amontonados en los pasillos de una prisión de Boa Vista, la mayor del estado de Roraima, más otros dos enterrados, por motivos desconocidos.

No obstante, videos divulgados por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp apuntan a que se trató de una venganza de algunos internos por los sucesos de Manaos.