21 de febrero
Martes
Parcialmente nublado
25°
36°
Miércoles
Tormentas
25°
35°
Jueves
Muy nublado
24°
36°
Viernes
Chubascos
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 02:00

Temer asume un país azotado por la recesión y el desempleo

AFP

RÍO DE JANEIRO - BRASIL

Dilma Rousseff fue destituida de la presidencia de Brasil y en breve saldrá de la residencia oficial para encarar un nuevo capítulo de su historia.

¿Y cómo queda Brasil? Michel Temer, ex vicepresidente de Rousseff y ahora su enemigo acérrimo, asumió un país azotado por una recesión galopante, un creciente desempleo (más de 11 millones de personas) y un masivo escándalo de corrupción que pone en aprietos a toda su clase política, tanto de izquierda como de derecha. Temer completará el mandato hasta 2018. ¿Cuáles serán sus principales desafíos? ¿Y cómo queda la izquierda que comenzó a gobernar en 2003 con Lula? ¿Cuál es el próximo paso en la carrera de Rousseff? Un mar de preguntas rodea la principal economía de América Latina.

sin el aval de las urnas. Temer insistió en que es la Constitución la que le da legitimidad, pero carga en los hombros el peso de no haber sido elegido para este cargo.

De hecho, encuestas mostraron que este abogado constitucionalista tiene bajísimos niveles de intención de voto si concurriera a unas elecciones.

Temer aseguró hasta ahora que no se presentará en las elecciones de 2018. Tampoco escapa a las revelaciones de los masivos escándalos de corrupción. Y si es declarado culpable de violar reglas del financiamiento de campañas, podría verse impedido de presentarse a un cargo electivo durante 8 años. El presidente también enfrenta una investigación del Tribunal Superior Electoral sobre presunta financiación ilegal durante la campaña que alcanza a la fórmula que integró con Rousseff. De ser hallados culpables, la victoria de 2014 sería anulada y habría que escoger un nuevo presidente. Si pasara este año, el presidente de la Cámara de Diputados asume el poder y convoca a elecciones. Si ocurre en los últimos 2 años de mandato, es el Congreso que deberá escoger al presidente de forma indirecta.

Embed