26 de junio
Lunes
Parcialmente nublado
20°
28°
Martes
Mayormente despejado
20°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Jueves
Nublado
16°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 17 de marzo de 2017, 19:57

Temer afirma que está abierto a negociar su polémica reforma de las pensiones

Sao Paulo, 17 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Michel Temer, afirmó hoy que está dispuesto a negociar la polémica reforma del sistema de jubilaciones y pensiones propuesta por su Gobierno y que ha provocado un profundo rechazo social con manifestaciones en todo el país.

"Creemos que la propuesta ideal, la necesaria para colocar al país en los raíles de una vez, es aquella que el Ejecutivo mandó. Si hay necesidad de conversaciones, nosotros no estamos negando cualquier especie de conversación", comentó Temer en una conferencia para ejecutivos en la sede de la Confederación Nacional de la Industria, en Sao Paulo.

El mandatario apuntó además que "muy probablemente" habrá propuestas de modificación, pero que lo que Brasil no puede hacer es "romper la espina dorsal" del sistema de jubilaciones y pensiones.

En este sentido, Temer recordó que en 2016 el gigante suramericano registró un déficit de unos 149.000 millones de reales (hoy alrededor de 48.000 millones de dólares) en la Seguridad Social.

La iniciativa del Gobierno de Temer fue presentada al Legislativo en diciembre pasado y propone los 65 años como edad mínima, tanto para hombres como para mujeres, para acceder a los beneficios de la jubilación, además de imponer la obligatoriedad de cotizar al menos 25 años.

La medida está actualmente en estudio en una comisión especial de la Cámara de Diputados y ha recibido hasta la fecha 164 enmiendas, de las cuales 33 fueron automáticamente rechazadas al no reunir el número de firmas suficientes.

Medio centenar de ciudades brasileñas protestaron este miércoles para exigir la retirada de la reforma en unas marchas multitudinarias que fueron convocadas por sindicatos y movimientos sociales.

En la manifestación de Sao Paulo, la mayor ciudad del país, participó el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien advirtió en un discurso que la reforma "impedirá la jubilación de millones" de personas.

Temer consideró en el acto con los empresarios que las numerosas protestas contra la reforma "son de naturaleza política, y no movimientos de naturaleza técnica".

Sin embargo, la Fiscalía de los Derechos del Ciudadano advirtió en un informe que la reforma contiene "violaciones constitucionales" que afectan a las personas de la tercera edad del país, por lo que puede ser objeto de "procesos judiciales" en razón del "nítido retroceso legislativo" que representa.

Actualmente, Brasil permite a las mujeres jubilarse con 30 años de cotización y a los hombres con 35 sin que exista ningún límite de edad para ello, por lo que hay casos en los que personas con apenas 50 años ya pueden acogerse al sistema estatal de protección social