28 de septiembre
Miércoles
Calor
17°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
18°
35°
Viernes
Nublado
17°
31°
Sábado
Parcialmente nublado con chubascos
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 17 de septiembre de 2016, 01:00

Técnico remarca que las subestaciones

Funcionarios de la ANDE y técnicos independientes reiteraron que no está comprobado que las estaciones y subestaciones produzcan daños contra la salud humana. Vale recordar que vecinos se oponen a la construcción de cuatro subestaciones en los barrios Molino de Luque, Mburucuyá de Asunción, en Fernando de la Mora y en Mariano Roque Alonso.

Al respecto, Ernesto Samaniego, experto del sector energético, explicó que el National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS) de Estados Unidos califica a los campos electromagnéticos extremadamente de baja frecuencia (ELF) como posible carcinógeno humano, que es la denominación más leve de las tres que utiliza el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC).

“Se clasifica como posible carcinógeno humano a aquellos agentes cuya carcinogenicidad está escasamente probada en las personas e insuficientemente probada en experimentos con animales. Así pues la denominación posible carcinógeno humano significa que hay escasas pruebas fiables de que la exposición a campos ELF pueda ser causa de cáncer”, detalló.

SUGERENCIA. Para que los pobladores vayan perdiendo miedo y permitan la edificación de estas necesarias infraestructuras, el especialista considera que se debería hacer una mayor difusión de lo que implica la instalación de nuevas subestaciones, de tal forma a disipar cualquier duda que haya, y exigir el cumplimiento del Decreto 10071/07 referente a los límites máximos permisibles de exposición a los campos electromagnéticos. Añade que se debe propiciar la promulgación de la Ley de Control de la Contaminación Electromagnética que se encuentra en la Comisión de Energía del Senado.

Apuntó que las subestaciones y líneas de transmisión eléctrica no implican frecuencias superiores a las “ultravioletas duras”, que sí son ionizantes, dado que tienen la suficiente energía como para alterar las células.