9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 22 de julio de 2016, 07:26

Taiwán no aceptará exigencias chinas aún bajo represalias, dice su presidenta

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, ha hecho todo lo posible por reducir las diferencias de su Gobierno con China, pero no aceptará las condiciones que le exige Pekín para mantener el nivel de los lazos de años previos, incluso aunque se le pongan fechas límites.

EFE

En una entrevista con el diario Washington Post, cuya transcripción fue difundida hoy por la Oficina Presidencial, Tsai se negó a aceptar las presiones chinas para que reconozca el "Consenso de 1992", que para Pekín significa que "Taiwán es parte de China".

Desde su llegada al poder, China ha presionado a Tsai para que acepte este consenso, con la disminución del envío de turistas y de importaciones, así como con el estrechamiento del cerco internacional a la isla, en especial en organismos internacionales.

Respecto a la supuesta existencia de una fecha límite en China para tomar represalias si ella no acepta el consenso, Tsai dijo que "el presidente (chino), Xi Jinping, debe ser capaz de tomar una buena decisión, una decisión correcta después de tener en cuenta todos los factores de la situación".

"Taiwán es un lugar altamente democrático, donde la tendencia de la opinión pública es muy importante", dijo la presidenta, que añadió que no es posible "cumplir algunas condiciones establecidas por el otro lado en contra de la voluntad del pueblo".

El "Consenso 1992" es un concepto ambiguo referente a las conversaciones en Hong Kong en 1992 entre China y el gobierno taiwanés del Partido Kuomintang, en que las dos partes acordaron que hay una sola China pero que verbalmente cada bando podía definirla a su modo.

Ese acuerdo permitió las primeras negociaciones entre China y Taiwán desde 1949, celebradas en Singapur en 1993, y también llevó a un acercamiento económico y social de 2008 a 2016 bajo la presidencia en Taiwán de Ma Ying-jeou, que ahora parece peligrar ante la negativa de Tsai a aceptarlo.

La presidenta taiwanesa hizo un llamado a Xi Jinping durante la entrevista para que muestre "un poco más de flexibilidad en el tratamiento de las relaciones a través del Estrecho de Formosa".

"Espero que él pueda apreciar que Taiwán es una sociedad democrática en la que el líder tiene que seguir la voluntad del pueblo", dijo.

Respecto al manejo de los lazos con Pekín después de la interrupción por parte de China de los canales oficiales de comunicación con la isla, tras la toma de posesión de Tsai en mayo de este año, la presidenta señaló que aún persisten otros canales de contactos.

Tsai aseguró que había hecho todo lo posible por reducir al mínimo las diferencias entre ambos lados del estrecho y que Taiwán ha manejado sus relaciones con China "con mucho cuidado", sin "medidas de provocación".

La presidenta isleña también señaló que si China toma represalias económicas contra Taiwán puede pagar un precio alto ya que los "países vecinos estarán observando cuidadosamente" para evaluar las intenciones chinas y puede desencadenar antagonismos.

Respecto a los lazos económicos con China, la presidenta isleña notó que "la complementariedad entre Taiwán y China ha disminuido, con el aumento de los costos laborales y la mejora de la capacidad manufacturera en China".

En la entrevista, Tsai también se refirió a los conflictos en el mar de China Meridional y exigió que se incluya a Taiwán en las negociaciones sobre la soberanía de los territorios en disputa.

Además, arremetió contra la reciente decisión de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya de fallar a favor de Filipinas en su contencioso con China por territorios de ese mar, al considerar que las islas reclamadas por Pekín son sólo "rocas" que no puede incluir en su territorio ni por lo tanto tratar las aguas adyacentes como zona exclusiva.

"Nosotros hemos dicho públicamente que la decisión del arbitraje es perjudicial para los intereses de Taiwán, por lo que no podemos aceptarla y también creemos que no es legalmente vinculante para Taiwán", dijo Tsai.,

Los territorios de las que habla el fallo incluyen el archipiélago de las Spratly, que se disputan total o parcialmente China, Filipinas, Malasia, Brunei y Taiwán, al que pertenece la isla de Taiping, gestionada actualmente por Taipei.