5 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 23 de agosto de 2016, 00:04

Tailandia juzga a dos detenidos por la bomba que causó 20 muertos en Bangkok

Un tribunal militar de Tailandia inició hoy el juicio contra los dos detenidos sospechosos de colocar hace un año una bomba en un templo de Bangkok, que causó 20 muertos y más de cien heridos en el peor atentado en años ocurrido en el país.

EFE

Los sospechosos son Mohamad Bilal y Yusufu Mieraili, identificados como uigures, la minoría musulmana de la región china de Xinjiang, e imputados en noviembre con 10 cargos, incluidos los de conspiración, asesinato premeditado y posesión de explosivos.

Ambos negaron cualquier implicación con el atentado del 17 de agosto de 2015 y denunciaron que sus confesiones realizadas previamente durante la investigación de los hechos fueron obtenidas bajo tortura.

Bilal, también conocido como Adem Karadag y en cuya casa se encontraron pasaportes falsos y material para falsificar explosivos, ha sido acusado de colocar la bomba debajo de un banco del templo Erawan.

La policía cree que Mieraili habría sido el que instantes después habría detonado la bomba en el recinto religioso, situado en el centro de la zona comercial de Bangkok.

En un comunicado difundido por su abogado Bilal dijo que él era un inmigrante ilegal que intentaba llegar a Malasia para encontrar trabajo cuando la Policía hizo una redada en el piso en el que estaba escondido.

La policía atribuyó el atentado una represalia de grupos de crimen organizado por una supuesta campaña policial contra el tráfico de personas.

La investigación, llena de irregularidades y declaraciones contradictorias por parte de la policía y la junta militar, alimentó varias especulaciones sobre los motivos detrás de la acción que aun no ha sido reivindicada.

Una de las teorías vinculó la acción a la deportación un mes antes a China de un centenar de uigures que esperaban viajar a Turquía en busca de asilo, hipótesis alimentada por el hecho de que el templo es muy popular entre turistas chinos.