4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
viernes 5 de agosto de 2016, 11:28

Tacumbú al desnudo: ¿Cuánto cuesta que un interno tenga celular?

La corrupción en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú va más allá de las celdas VIP. Cualquier recluso puede infringir las reglas, pero esto tiene un costo. Te mostramos cómo funciona el sistema corrupto.

Por Rodrigo Houdin I @rodrigohoudin

¿Alguna vez recibiste un mensaje inesperado? ¿Una llamada extorsiva pidiendo transferencias de dinero? ¿Pedidos de saldo? Es muy probable que las mismas hayan salido desde la penitenciaría de Tacumbú. Ya son varias las denuncias que concluyen que el origen de la comunicación parte desde un reclusorio. Pero, ¿cómo es que un reo accede a un celular?

Hace unos días salió a la luz cómo el supuesto narco Jarvis Chimenez Pavão vivía en un penthouse dentro de Tacumbú y hasta pudo remodelar varios sectores bajo la anuencia de las autoridades. Los privilegios lo hacían un huésped de lujo dentro de una de las cárceles más hacinadas del país.

Pero no solo Pavão tenía "potestades". Cualquier recluso puede acceder a ciertos privilegios a cambio de dinero, según lo que reveló el ingeniero Osvaldo Arias, ex recluso de la sede penitenciaria.

Pabellones y sus precios

La elección del lugar dentro de la penitenciaría, donde estará el recluso durante su estadía, depende de la capacidad económica que este tenga. Estar en la zona VIP -que tuvo como visitas distinguidas a Jarvis Pavão, Carlos "Chicharõ" Sánchez, Froilán Peralta- requiere una matrícula de G. 25.000.000 y una cuota de entre G. 1.500.000 y 5.000.000 mensuales.

Las celdas VIP están ubicadas sobre la zona administrativa del reclusorio. El acceso principal de Tacumbú está sobre la calle 24.ª Proyectada. Las mismas están ubicadas encima de la oficina que ocupa el director, por lo que resulta imposible que las autoridades desconozcan su existencia.

Osvaldo Arias comenta que el reclusorio cuenta con una zona llamada admisión, donde cualquier persona enviada como recluso pasa su primera noche. Sin embargo, la estadía en ese sector puede prolongarse por la suma de G. 7.000.000.

Embed
En la baldosería -así se llama el sector de celdas compartidas- se encuentran 30 reclusos y allí hay camas literas de 4 pisos. La cama de la parte baja cuesta unos G. 4.000.000 y la más alta tiene un precio de 3.000.000. Este sector tiene una planta alta, donde un techo seguro y piso le cuesta G. 800.000 al recluso o sus familiares.

"Si no tenés ninguna de esas sumas para pagar, al tercer día pasás a la zona conocida como Camboya, donde están los asesinos, drogadictos, narcos de poca monta, entre otros. Ahí se utilizan botellas cortadas como platos", relató el ex interno.

Arias, quien fue entrevistado por ÚH en Línea, dijo además que fue llevado a un calabozo en el sector conocido como Sector 6, donde le tomaron una foto para enviarla a los jueces de ejecución.

Nota relacionada: Celdas "vip" en Tacumbú desatan conflicto entre autoridades

El mismo relató que el acceso a las celdas privadas tiene un costo de G. 50.000 para el sector común y G. 120.000 para el más confortable. Además, si un recluso se drogó o quedó dormido, por la suma de entre G. 5.000 y G. 20.000, puede evitar ser observado por los conocidos como llamadores de lista.

Comida

Quien tiene dinero puede comer bien. Esta situación la pudimos comprobar durante una reciente visita realizada a los reclusorios en compañía de otros medios de comunicación. Dentro de Tacumbú existen varias cantinas e incluso hay parrilladas, de donde el preso puede disfrutar de un asado por una suma.

Embed

El caso de Jarvis Chimenez Pavão escandalizó a muchos ya que su propia abogada, Laura Casuso, confesó que este comía los menús de conocidos restaurantes dentro del reclusorio.

Las personas que no tienen la venia de las autoridades penitenciarias o no disponen del dinero para comer de afuera o de las cantinas se alimentan de "la bajada", que son las ollas populares.

Celulares

El ingeniero Osvaldo Arias señaló que durante su estadía en Tacumbú pudo divisar al menos unos 200 teléfonos celulares. ¿Cómo los consiguen? La respuesta también está vinculada al dinero.

Un teléfono celular que solo sirve para realizar llamadas cuesta G. 5.000 por día (el saldo corre por cuenta de quien lo usa). Los mismos pueden ser utilizados para llamar a familiares, amigos o incluso realizar extorsiones.

Un smartphone con WhatsApp, según el ex recluso, puede costar G. 15.000 por día y con una conexión full a Internet costaría G. 20.000.

Agregó que estos montos son distribuidos entre el director de turno, sus asistentes y el encargado de seguridad de la Penitenciaría.

Te puede interesar: Duro contraste en Tacumbú genera ola de indignación en la ciudadanía

Bloqueo de señal

En teoría, el reclusorio debería tener un bloqueo de señal, de modo que ninguna persona dentro del reclusorio pueda utilizar aparatos de comunicación dentro del lugar.

Durante nuestra visita, dos semanas atrás, pudimos enviar mensajes de WhatsApp y realizar llamadas sin ningún inconveniente.

Embed
Tacumbú. Así funciona el esquema de corrupción. Ilustración de Osvaldo Arias.

Sistema corrupto perpetuado

Ever Cabrera, nuevo director de Institutos Penales, afirmó en recientes declaraciones a los medios de comunicación que este sistema corrupto, que no solo beneficia a las autoridades penitenciarias, sino también a varios estratos sociales, fue perpetuado durante varios años.

Dijo que existe la predisposición política de acabar con este sistema de corrupción que no solo afecta a Tacumbú, sino también a los demás institutos penitenciarios. Responsabilizó a Artemio Vera, ex director de la Dirección a su cargo, de ser uno de los responsables de perpetuar el sistema.

La Penitenciaría Nacional de Tacumbú, situada en las calles México y 24.ª Proyectada de Asunción, fue construida para albergar a no más de 1.600 reclusos, sin embargo, la misma tiene cerca de 4.000. Las autoridades penitenciarias responsabilizan de ello al exceso del recurso de prisión preventiva aplicado por los jueces.

Vea además: Programa completo de ÚH en Línea

Embed

APARECEN EN ESTA NOTA