9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
viernes 14 de octubre de 2016, 01:00

“Soy ministro para todos los paraguayos, no para oligopolios”

El ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite, respondió escuetamente ayer a las acusaciones del sector privado de los combustibles, a través del fanpage de Facebook y de su cuenta en Twitter. Ratificó su gestión y volvió a señalar como un oligopolio a dicho sector.

“Soy ministro para todos los paraguayos, no para algunos oligopolios”, aseveró Leite y utilizó como argumento los comentarios mayoritarios en las redes sociales que lo respaldaban y que cuestionaban al sector privado. “Esto es lo que piensa la gente y sigo con la plena convicción de honrar el servicio público”, resaltó en sus dos cuentas de las redes sociales.

El titular del MIC arrastra desde hace unos años un abierto enfrentamiento con distribuidores y emblemas que operan en el mercado de los combustibles.

A cada cuestionamiento y reacción por acciones de control en las estaciones de servicio y de nuevas medidas, como la restricción para importar el cincuenta por ciento de la nafta virgen y el diésel Tipo III (común), Leite siempre respondió con dureza de que “quien quebranta la ley va a ser sancionado, no habrá impunidad”.

En los últimos meses, también se registró un áspero enfrentamiento entre las cámaras que comercializan el gas licuado de petróleo (GLP), a raíz de las gestiones para que Petropar ingrese a competir en este mercado.

Ante la lluvia de críticas por este hecho, el ministro llegó a calificar de “cartel” al sector que maneja el negocio del gas en el país. Incluso, los desafió a mostrar sus márgenes de ganancia a la población y afirmó que estaban ganando el cien por ciento en desmedro de la gente.

Leite fue quien anunció que Petropar empezará a vender garrafas de diez kilos a 50 mil guaraníes, monto que está lejos del precio al público en distintos puntos de venta del producto a nivel nacional.

Incluso, en varias oportunidades reiteró que gracias a la intervención del Estado “para poner orden”, se logró que la gente se beneficie no solo con la reducción del precio de todos los combustibles, a través de las medidas y de Petropar, sino también con la mejora sustancial de la calidad de los tipos de diésel.

La medida de Industia y Comercio que también generó tensión entre las partes fue el decreto que obliga a todas las estaciones de servicio del país a instalar una boca de expendio de nafta común de 85 octanos.