9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 27 de noviembre de 2016, 01:00

Sorpresiva e histórica visita del Comandante en 2003 a Paraguay

Dos sucesos marcaron la asunción de un presidente en el 2003 en Paraguay. Por un lado, la llegada a la presidencia de un jefe de Estado que sube sin tocar las manijas sucias usadas por una dictadura que asesinó y encerró al país en “una burbuja”.

El otro acontecimiento trascendental fue la presencia, también por vez primera en Paraguay, de Fidel Castro, el Comandante: su visita, inimaginable en otros tiempos, acabó de confirmar a los paraguayos que sí, que los tiempos han cambiado.

El cariño y la admiración demostrados a Fidel y al pueblo de Cuba constituyen para la Isla un regalo invaluable de este pueblo “noble, patriota y generoso”, y una señal inequívoca de que hay aires de cambio en Paraguay, como en el resto de Latinoamérica, dijo Castro.

Durante su estancia de 4 días en Paraguay, se reunió con las nuevas autoridades, depositó una ofrenda floral en el Panteón Nacional de los Héroes en Asunción, y dialogó con 30 diputados y senadores de todos los partidos políticos de Paraguay.

El líder de la Revolución cubana también visitó en su domicilio al afamado escritor Augusto Roa Bastos, con quien conversó sobre su labor literaria y la situación de la cultura y la educación en el país sudamericano. Castro también intervino, por poco más de 4 horas, en un acto de solidaridad con Cuba. En sus palabras en el Polideportivo del Consejo Nacional del Deporte, Castro anunció que duplicó el número de becas para Paraguay en la Escuela Latinoamericana de Medicina.