28 de marzo
Martes
Mayormente despejado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
32°
Jueves
Parcialmente nublado
21°
32°
Viernes
Muy nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 9 de agosto de 2016, 01:00

“Situación es preocupante”, según Tabaré

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, advirtió ayer que la situación del Mercosur ante la asunción venezolana a la presidencia temporal del bloque es “preocupante, realmente preocupante”.

Vázquez se defendió en declaraciones a la prensa local de las críticas de otros miembros del bloque por la situación creada al dejar la presidencia y afirmó que Uruguay “está en un terreno de respeto a la normativa, como corresponde, y en segundo lugar, abiertos al diálogo con los otros países”.

“El diálogo es la mejor herramienta para avanzar en encontrar soluciones a los problemas que podamos tener. Así que no nos sentimos solos y seguiremos trabajando para potenciar el Mercosur”, explicó el presidente a la agencia EFE.

Asimismo, ante la posibilidad de que exista alguna forma de coacción sobre Uruguay por parte de los otros Estados miembros acerca de la toma de decisiones, Vázquez zanjó la cuestión e indicó que “Uruguay es un país libre y soberano, que actúa con seriedad y responsabilidad, y no está sometido a ningún tipo de presión”.

También, insistió en que “continuará el diálogo” entre los países miembros para llegar a un acuerdo y puntualizó que “será a distintos niveles: de técnicos, de asesores, de cancilleres, y oportunamente también los habrá de presidentes”. Además, aclaró que la actividad del Mercosur “no se ha paralizado” y que las normativas vigentes del bloque “están vigentes y se cumplen”.

Para Vázquez, en este momento Venezuela es un miembro más del bloque regional y mientras no se decrete la posibilidad de una cláusula democrática, “estará integrando en el Mercosur”.

El pasado 29 de julio, Uruguay anunció al resto de socios del Mercosur que finalizaba su mandato del bloque, pero no traspasó la presidencia al gobierno de Nicolás Maduro, debido a la falta de consenso entre los Estados miembros sobre transferir el cargo a Venezuela, debido a la situación política y económica en ese país. A continuación, Venezuela comunicó al resto de los países del bloque que asumía la presidencia semestral del bloque, a pesar de que no se había realizado ningún tipo de acto, como una cumbre de jefes de Estado, protocolo habitual para el traspaso, o comunicación al respecto por parte de los otros países.

Esto motivó las protestas de Argentina, Brasil y Paraguay, que dicen no reconocer la presidencia venezolana del bloque.