17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 30 de marzo de 2017, 12:38

Sindicatos protestan el viernes y preparan huelga nacional en Brasil

Río de Janeiro, 30 mar (EFE).- Las centrales sindicales brasileñas de izquierda convocaron protestas para este viernes contra la reforma al régimen de jubilaciones propuesto por el Gobierno del presidente Michel Temer y en una previa de la huelga con la que pretenden parar todo el país el 28 de abril próximo.

"El viernes será una movilización contra el desmote (de los derechos laborales) promovido por Temer y un calentamiento para la huelga nacional", explica la Central Única de los Trabajadores (CUT), mayor unión sindical del país, en la convocatoria que divulgó hoy en su página en internet.

La central sindical vinculada al ahora opositor Partido de los Trabajadores (PT) prevé protestas en el Día Nacional de Movilización en todas las capitales regionales y en diferentes ciudades de los 27 estados del país.

En Sao Paulo, en donde se prevé el mayor acto, los manifestantes se concentrarán a partir de las 16.00 hora local (19.00 GMT) en la céntrica Avenida Paulista y en la Plaza del Patriarca, desde donde saldrán en marchas hasta la Plaza de la República.

Las movilizaciones fueron convocadas por las entidades que forman parte del Frente Brasil Popular, que reúne a la CUT, la Confederación de los Trabajadores Brasileños e Intersindical, así como combativos grupos sociales como el Movimiento de los Sin Tierra (MST) y la Unión Nacional de los Estudiantes.

Además de una protesta contra la reforma al régimen de jubilaciones, los sindicalistas marcharán mañana contra el proyecto de ley aprobado la semana pasada por el Congreso y que permite a las empresas tercerizar toda su mano de obra.

Este proyecto, defendido por las patronales y duramente criticada por los sindicatos, autoriza a las empresas a contratar trabajadores tercerizados para todas sus actividades, algo que antes tan solo era permitido para actividades no específicas como limpieza.

"Además de liberar la tercerización para todas las áreas, los 231 diputados que aprobaron ese proyecto también autorizaron un aumento de los plazos de los contratos laborales desde tres meses hasta 180 días prorrogables a otros 90 días. Eso significa que podrán contratar empleados por más de nueve meses sin pagarle ninguna garantía laboral", alega la CUT.

El gremio obrero agregó que lo peor es que "la próxima semana los diputados que apoyan el Gobierno de Temer se preparan para votar el fin de las jubilaciones".

Temer presentó el año pasado al Congreso una polémica reforma al régimen de jubilaciones y pensiones que eleva a 65 años la edad mínima para que tanto hombres como mujeres puedan acceder a esos beneficios sociales.

Según las leyes actuales, en Brasil las mujeres pueden jubilarse con treinta años de cotización y los hombres con 35 y no existe para ello ningún límite de edad, con lo que hay quienes llegan a acogerse al sistema de protección social con apenas cincuenta años.

Las alteraciones en el régimen de jubilaciones y pensiones son parte de una serie de medidas de ajuste estructural que ha propuesto Temer, entre las cuales una medida ya aprobada por el Congreso que limita el aumento del gasto público anual a la inflación del ejercicio anterior.

Según el presidente nacional de la CUT, Vagner Freitas, el principal objetivo de los "golpistas" que destituyeron en agosto pasado a la presidenta Dilma Rousseff es desmontar las conquistas sociales de los gobiernos del PT y eliminar los derechos de la clase trabajadora.

Rousseff fue destituida en agosto pasado por el Congreso, que la juzgó por violaciones a las leyes fiscales, pero el PT insiste en que fue víctima de un golpe de Estado impulsado por partidos de derecha y empresarios.

"Fue por eso que los empresarios financiaron el golpe. Y es también por eso que Temer tiene prisa para aprobar la reforma al régimen de jubilaciones y la reforma laboral", afirmó Freitas.

Además de los sindicatos y movimientos de izquierda que saldrán a la calle el viernes, la huelga general del 28 de octubre es convocada por las centrales con otras vinculaciones partidarias, como la Fuerza Sindical, segunda mayor unión sindical del país.