5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 9 de agosto de 2016, 11:30

Simon Helberg, de "The Big Bang Theory" a pianista de Meryl Streep

Los Ángeles (EE.UU.), 9 ago (EFE).- Su cara es muy conocida por ser uno de los entrañables "cerebritos" de "The Big Bang Theory" y ahora Simon Helberg, Howard Wolowitz en la serie, da vida al pianista de Meryl Streep en "Florence Foster Jenkins", filme basado en hechos reales sobre una horrible y desafinada cantante de ópera.

"Trabajar con Meryl Streep es probablemente la cima de cualquier lista de un actor y (en la película) se sintió como si fuéramos cómplices de un crimen", explicó Helberg (1980, Los Ángeles) en una entrevista con Efe sobre su trabajo en el filme, que se estrena esta semana en EE.UU., acerca de "la peor cantante de ópera de la historia".

Dirigida por Stephen Frears ("High Fidelity", 2000), esta comedia recuerda la historia real de Florence Foster Jenkins (1868-1944), una extraordinaria melómana que estaba obsesionada, para desgracia de los oídos del público, en triunfar sobre los escenarios de Nueva York cantando como soprano a años luz de cualquier tipo de afinación.

El filme relata la feliz confusión de Foster Jenkins (Streep), que creía que la gente la adoraba por su excelente voz y no por su ridículo arte, así como las tretas que idearon su marido y representante (Hugh Grant) y su pianista (Simon Helberg) para no arruinar esa ilusión.

"La película se toma algunas libertades, pero es una representación justa y auténtica de una pequeña parte de la vida de estas personas", argumentó Helberg, quien añadió que no conocía esta "fascinante historia" y que, al principio, no podía creer que "una cantante tan atroz fuera tan famosa".

El filme, una cinta ligera que combina la idea de "El traje nuevo del emperador" de Hans Christian Andersen con el tono agradable de las comedias de Woody Allen, despliega según Helberg un mensaje de "amor por la música".

Él es a uno los vértices de este particular triángulo al interpretar a Cosme McMoon, un tímido y tierno pianista que el actor describió como "inocente" y "muy puro", al tiempo que lo comparó con "una flor delicada".

Sus caras de desconcierto y estupefacción, siempre sin dejar de tocar el piano, ofrecen algunos de los momentos más delirantes de una película en la que brilla, como es habitual, una Meryl Streep que es buena actriz hasta cantando fatal.

"Meryl Streep consiguió sonar muy parecido a Florence y, pese a ello, también logró ser muy fiel a sí misma. No hizo sólo una imitación", indicó el actor, que en la película no requirió de un doble para sus escenas al piano.

Además contó que, dado que cantar e interpretar ópera era algo "antinatural" para ambos, esa "vulnerabilidad" les llevó a unirse más en los ensayos y el rodaje.

"Cuando un cantante y un acompañante respiran juntos, casi se convierten en uno. Fue algo maravilloso para mí", dijo.

Helberg, cuya trayectoria incluye las películas "Good Night, and Good Luck" (2005) y "A Serious Man" (2009), señaló que su trabajo en la serie "The Big Bang Theory" es "un lujo increíble" ya que durante casi diez años le ha permitido descubrir "todas las capas" de su personaje, Howard Wolowitz.

La comedia televisiva, que lleva más de 200 episodios en antena y en la que comparte escenas con Johnny Galecki, Jim Parsons y Kaley Cuoco, regresará en septiembre con su décima temporada.

Helberg adelantó que en estos nuevos capítulos será "interesante" ver cómo se las arregla su personaje con un hijo y también apuntó que aparecerán muchos familiares del resto de protagonistas.

"Va a ser divertido ver de dónde vienen los personajes del show (...). De alguna manera, la serie se sigue reinventando", afirmó.

¿Y cuál es el secreto del éxito para que, año tras año, "The Big Bang Theory" siga siendo tan popular?

"Si lo supiera, te lo diría", respondió el actor, quien aludió a una mezcla de buenos guiones, la relevancia de la subcultura "nerd" y un trabajo de casting muy acertado que, "de alguna manera mágica", crea "dinámicas interesantes" y "con ritmo" en la pantalla.