11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 19 de octubre de 2016, 12:59

Siguen los combates entre Gobierno y rebeldes yemeníes horas antes de la tregua

Saná, 19 oct (EFE).- Esta medianoche entrará en vigor un alto el fuego de 72 horas en Yemen, pactado con la mediación de la ONU, EE.UU. y el Reino Unido, y aceptado por el Gobierno y los rebeldes hutíes chiíes, que por el momento no han cesado las hostilidades.

Horas antes del comienzo de la tregua, el Ejército leal al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, dijo en un comunicado que llevó a cabo un amplio ataque contra posiciones de los rebeldes y sus aliados en la costa occidental del país, cerca de la ciudad estratégica de Midi, a orillas del mar Rojo.

La nota añadió que las tropas gubernamentales están avanzado hacia Midi, que es además el puerto marítimo yemení más cercano a Arabia Saudí y a la región de Saada, feudo de los rebeldes hutíes en el norte de Yemen.

Asimismo, destacó que sus fuerzas, apoyadas por la aviación de la alianza militar liderada por Arabia Saudí, tomaron el control de varias posiciones de los rebeldes y que en los combates murieron al menos 30 milicianos hutíes.

En el comunicado, el Ejército aseguró que sus operaciones continúan, sin hacer mención al cese de las hostilidades, que está previsto que entre en vigor a las 23.59 hora del Yemen (20.59 GMT).

La ONU anunció el pasado 17 de octubre que la tregua será de 72 horas y podrá renovarse, según un comunicado del mediador de la organización para el Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed.

Naciones Unidas aseguró que tanto el Gobierno de Hadi como los rebeldes hutíes se habían comprometido a cumplir el alto el fuego, propuesto en primera instancia por EE.UU. y el Reino Unido.

Londres comunicó la semana pasada su intención de impulsar una nueva resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU para imponer un alto el fuego en Yemen, pero la iniciativa ha sido parada para dar una oportunidad a esta nueva tregua.

Por otra parte, los rebeldes yemeníes emitieron hoy un comunicado en el que señalaron "su respuesta positiva a todos los llamamientos sobre la necesidad de un alto el fuego inmediato, permanente e íntegro por tierra, mar y aire".

El Consejo Político Superior, órgano creado por los rebeldes a modo de Gobierno paralelo para dirigir el Yemen, dio luz verde a la tregua de la ONU, según la agencia de noticias SABA, controlada por los hutíes.

El pasado lunes, el ministro de Exteriores del Ejecutivo de Hadi, Abdelmalek al Majlafi, anunció la aceptación del presidente de un alto el fuego de 72 horas en el país, pero con condiciones, según un mensaje difundido a través de la red social Twitter.

Al Majlafi exigió que se levante el bloqueo de la ciudad de Taiz, en el suroeste del Yemen, asediada desde hace un año por los rebeldes hutíes y sus aliados, y una de las más castigadas por el conflicto.

Hoy, el coordinador humanitario de la ONU para el Yemen, Jamie McGoldrick, dijo en una rueda de prensa en la capital yemení, Saná, que Taiz es una de las áreas a las que es más difícil acceder, pero el organismo internacional espera poder hacerlo durante la próxima pausa para entregar ayuda humanitaria.

El representante de Naciones Unidas deseó que todas las partes respeten plenamente el cese de las hostilidades y que este se pueda prolongar más allá de 72 horas, y que sea de esta forma la antesala para una reanudación de las negociaciones de paz.

McGoldrick destacó que, además de la violencia, la economía del país está en una situación desastrosa por lo que hay escasez de combustible, medicinas y productos básicos, y los niveles de malnutrición detectados en algunas regiones son "astronómicos".

Un ejemplo preocupante es la aparición del cólera, del que se han detectado ya 18 casos y 340 posibles contagios, según la Organización Mundial de la Salud, porque las infraestructuras de agua y saneamiento han sido destruidas durante los combates y la población no tiene acceso a agua potable.

Esta es el sexto alto el fuego anunciado en el Yemen desde el comienzo de la intervención en el país de la coalición liderada por Riad en marzo de 2015, lo que hizo que el conflicto interno se recrudeciera.

Las veces anteriores, las treguas siempre han fracasado, a pesar de la aceptación de todas las partes, incluida la alianza militar de países árabes y musulmanes suníes, que actúa contra los rebeldes chiíes, supuestamente respaldados por Irán.

La ONU, EE.UU. y el Reino Unido se reunieron con representantes de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, principales socios de la coalición, antes de anunciar su iniciativa.

Por el momento, no se ha fijado ninguna fecha para una posible nueva ronda de negociaciones, después de que la última concluyera sin acuerdo el pasado mes de agosto.

Jaled Abdalá