6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 18 de julio de 2016, 01:00

“Si mostraban documentos de la propiedad, íbamos a salir del sitio”

Pedidos de libertad y nulidad de las condenas son los que expresaban los campesinos e integrantes de varias nucleaciones, ayer cerca del mediodía, en la Plaza de la Justicia. Es que hoy a las 11.00 el Tribunal de Sentencia dará a conocer a las partes y a la opinión pública los argumentos de las sentencias que condenaron a los once campesinos por la matanza ocurrida en Marina Cué.

Entre la gente que estaba en el lugar, algunos cantaban y otros tocaban la guitarra y tratando de imaginarse que el espacio alguna vez pueda hacer honor a su nombre, Plaza de la Justicia, según ellos mismos comentaron.

En medio de ese conglomerado de personas, de diversos sectores campesinos, gremiales e incluso políticos, que también suelen acudir al lugar para apoyar a los campesinos y pedir la nulidad de la condena, se encuentran cuatro personas que decidieron encadenarse en protesta por el fallo.

Uno es Adalberto Castro, condenado a 4 años de cárcel por los delitos de asociación criminal e invasión de inmueble ajeno. Él compurgó la pena y el día en que dieron a conocer su sentencia, inmediatamente pudo recuperar su libertad.

“Solo quiero la verdad, que no se oculte nada. Entiendo que la Fiscalía desde un principio ocultó la verdad y las evidencias”, dijo Castro. Agregó que no se puede hablar de emboscada “cuando que los policías entraron y atropellaron. El grupo salió para hablar con ellos y si mostraban los documentos que demuestren la propiedad de los Riquelme saldríamos de la propiedad, pero nunca lo hicieron, porque en realidad las tierras son del Estado”.

Cuando Nicanor Duarte Frutos era presidente “dio estas tierras para la reforma agraria y en ese contexto se reclamó por la propiedad, incluso por medio de una comisión formada para el efecto”.

El padre de Adalberto, Mariano Castro, también decidió encadenarse. Tiene igualmente otro hijo condenado por este caso, a 18 años de cárcel. El hombre pide la nulidad del fallo.

Agregó que “un juez cómo Ramón Trinidad Zelaya, quien estuvo detenido por coima en el Poder Judicial, ¿cómo le puede juzgar a otra persona. Qué autoridad moral puede tener para decidir la suerte de un ciudadano paraguayo?.”

Desde el miércoles pasado Mariano y Adalberto, como también Wilfrido Olmedo y Jacinto Quintana, están encadenados, porque consideran que el fallo es infundado; “y que se haga justicia”, dijeron.