2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 19 de noviembre de 2016, 04:39

Seúl acoge de nuevo una gran protesta para pedir la dimisión de su presidenta

Seúl, 19 nov (EFE).- Decenas de miles de ciudadanos salieron hoy a la calles de Seúl, por cuarto sábado consecutivo, para pedir la dimisión de la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, debido a un gran escándalo de corrupción y tráfico de influencias.

La marcha semanal comenzó en el céntrica Avenida Gwanghwamun a las 17.00 hora local (09.00 GMT) y, mientras la policía espera un participación de unas 50.000 personas, los organizadores creen que alcanzará el medio millón.

Se trata de la última protesta que se convoca para pedir la dimisión de Park desde que saltara el escándalo conocido como "Choi Soon-sil Gate", en referencia a una amiga de la presidenta acusada de intervenir de forma oculta en asuntos de Estado y enriquecerse gracias a ese contacto.

En el momento álgido de indignación ciudadana, el sábado pasado el centro de Seúl fue testigo de una manifestación histórica que congregó a un millón de personas según los organizadores, la mayor de la democracia de Corea del Sur.

La presidenta, que de momento no se ha doblegado a las peticiones de dimisión, podría ser interrogada por la Fiscalía surcoreana en los próximos días por este caso que ha llevado a Park ha realizar una fuerte remodelación de su Gabinete e incluso a renunciar a muchas de sus competencias.

La Fiscalía ha llamado a declarar las pasadas semanas a varios exfuncionarios de la Casa Azul (sede de la Presidencia), a directivos de importantes empresas surcoreanas y a la mujer de 60 años que junto a la presidenta está en pleno centro del escándalo, su íntima amiga Choi Soon-sil a la que se ha apodado "la Rasputina coreana".

Choi, que no ostenta cargo público alguno, permanece detenida bajo sospechas de haber aprovechado su relación con Park para gestionar documentos confidenciales e intervenir de forma oculta en asuntos de Estado, además de apropiarse de fondos extorsionados a empresas en forma de donaciones.

El caso ha desencadenado la mayor crisis política a la que se enfrenta la presidenta desde que asumió el poder en 2013.