28 de junio
Miércoles
Muy nublado
17°
27°
Jueves
Mayormente despejado
16°
25°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 9 de junio de 2017, 01:00

Sentido social de la eucaristía

El jueves 15 de junio vamos a celebrar solemnemente la Festividad del Corpus Christi en la Avenida Costanera. Me uno a la invitación para que todas las parroquias estén presentes en el acto.

La eucaristía con la presencia de Jesús es un regalo de Dios para los cristianos. Es tener cerca a Jesús y sentirnos acompañados por Él. Por eso, tiene un profundo sentido de adoración y de oración.

Pero la eucaristía tiene también un gran sentido de colectividad y de unión entre los hermanos. Da nombre a la misa porque comulgando los creyentes tomamos fuerzas juntos para el seguimiento, también unidos, de Jesús.

Sin embargo, existe un sentido de la eucaristía que, a veces olvidamos. Lo grande de la eucaristía es la presencia de Jesús en ella. Y ese trozo de pan consagrado lo guardamos por esta presencia en copones o custodias de oro.

Pero cuidado, Jesús está en los pobres también y de una manera preferencial.

Tan preferencial que cuando vivió estuvo siempre con ellos, para que cuando resucitara nosotros comprendiéramos que la opción preferencial de Jesús seguía en ellos “Jesús presente”.

Tan preferencial que Jesús nos examinará la vida con aquello de “Tuve hambre, sed, soledad, etc... (en los pobres) y tu me diste de comer, beber y amor”.

Y el pobre está, ahora masacrado y preso en Curuguaty y con la presencia de Jesús en él. Pero a Jesús lo tenemos olvidado con ellos.

Honramos más la presencia de Jesús en el pan consagrado que en el pobre desalojado de Guahory.

Invito a mis hermanos cristianos que al honrar la eucaristía tengamos presente públicamente a los hermanos indígenas, que sobreviven mendigando por Asunción.

Celebremos el 15 la Festividad del Corpus Christi pero que de ella salga un compromiso público y concreto en obras para que la pobreza desaparezca.

Porque la eucaristía tiene un gran sentido social.