3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 4 de julio de 2016, 20:02

Secuestros, torturas y asesinatos en áreas sirias bajo el control opositor

Beirut, 5 jul (EFE).- Los grupo armados que operan en las provincias septentrionales sirias de Alepo, Idleb y áreas próximas han llevado a cabo una "ola espeluznante de secuestros, torturas y ejecuciones sumarias", afirmó hoy Amnistía Internacional (AI).

En su informe "La tortura fue mi castigo", la ONG denuncia abusos cometidos por cinco organizaciones armadas que controlan partes de ambas provincias desde 2012: el Movimiento Nuredin al Zinki, el Frente del Levante, la División 16, el Frente al Nusra (filial siria de Al Qaeda) y el Movimiento Islámico de los Libres de Sham.

Tanto la División 16, como el Frente al Nusra y los también llamados Libres de Sham forman parte del Ejército de la Conquista, una coalición armada que opera en el norte de Siria.

La ONG destacó que algunos de esos grupos han establecido sus propios "sistemas de justicia", basados en la sharia o ley islámica, y han creado centros de detención y fuerzas de seguridad en sus dominios.

"Muchos civiles viven con el temor constante de ser secuestrados si critican la conducta de los grupos armados en el poder o si incumplen las reglas estrictas que han impuesto", dijo en la nota el director de AI para Oriente Medio y Norte de África, Philip Luther.

Además, destacó que han documentado el uso por parte de dichas facciones de los mismos métodos de tortura que emplea habitualmente el Gobierno sirio.

Algunas de las organizaciones que aparecen en el documento de AI reciben el apoyo de Catar, Arabia Saudí, Turquía y de EEUU, pese a las pruebas de que están cometiendo violaciones de la ley internacional humanitaria.

Luther lamentó que esos mismos Estados estén implicados en las negociaciones para hallar una solución al conflicto en Siria y consideró que deben presionar a las brigadas armadas para que respeten la legalidad.

El informe recoge 24 casos de secuestro y de torturas en Alepo e Idleb entre 2012 y 2016, en los que algunas de las víctimas son activistas e incluso menores de edad, así como miembros de minorías.

Una de ellas es Ibrahim, un activista político que no ofreció su nombre real y que fue raptado por la filial de Al Qaeda en abril del año pasado en Alepo, fue torturado durante los tres días que estuvo secuestrado.

El activista cree que fue capturado por el Frente al Nusra por organizar protestas pacíficas en apoyo al levantamiento popular de 2011, que dio origen al conflicto actual en Siria.

"Me llevaron a la sala de torturas, me pusieron en la postura 'shabeh', colgado del techo por las muñecas, de tal forma que la punta de mis pies no tocara el suelo", rememoró.

Ibrahim fue azotado con cables por sus torturadores y, después, fue colocado dentro de un neumático y golpeado de nuevo con palos de madera, hasta que los secuestradores lo liberaron y lo abandonaron en una carretera.

Varios periodistas también han denunciado abusos cuando fueron raptados por grupos armados, así como tres menores de edad entre los 14 y los 16 años, que fueron capturados por el Frente al Nusra y los Libres de Sham en Idleb y Alepo.

Otros colectivos atacados son kurdos residentes en el barrio de Al Sheij Maqsud, en Alepo, y curas cristianos.

Luther se quejó de que algunos civiles han huido de la brutalidad del Gobierno sirio a áreas bajo el control de grupos de la oposición armada.

Sin embargo, "las esperanzas de que estas organizaciones respeten los derechos se han desvanecido, ya que de forma creciente se están tomando la justicia por su mano y cometen abusos graves", indicó.