7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 27 de julio de 2016, 01:00

Secuestran a un capataz en Minga Porã y piden USD 10.000 a esposa

Por Édgar Medina

MINGA PORÃ

El capataz de una chacra perteneciente al propietario de una empresa de repuestos fue secuestrado en la tarde de ayer, en la localidad de Minga Porã, por una gavilla que pidió un rescate de 10.000 dólares americanos, o 50 millones de guaraníes.

La víctima, identificada como Celeste Lopes De Matto, de 65 años, es una persona de escasos recursos económicos, según lo explicado por Clementino Portillo, intendente municipal de la localidad, ubicada a unos 150 kilómetros al norte de Ciudad del Este. La víctima sufre de diabetes y debe consumir medicamentos, según lo expresado anoche por los familiares.

Las autoridades locales creen que los marginales se equivocaron de víctima, teniendo en cuenta que el hombre ni siquiera es propietario de una gran extensión de tierra. El hecho ocurrió en la calle 2ª Línea, lado oeste de la referida localidad, donde el ahora secuestrado trabajaba como empleado en una huerta del propietario de un local de venta de repuestos, ubicado en el lugar denominado Cruce Gleba 8.

Los autores serían tres a cuatro personas que lo llevaron de su lugar de trabajo, donde se encontraba con su esposa. Esta se hallaba en la cocina de la casa en el momento en que se produjo el secuestro, aunque pudo ver que su marido salía escoltado por los desconocidos.

Los delincuentes se comunicaron con la mujer a través del teléfono de la víctima y exigieron el pago del rescate en un plazo de cuatro horas aproximadamente, ya que exigieron que el dinero fuese puesto para las 19.00 de ayer, amenazando con matar al hombre, e incluso a la esposa si recurría a la Policía. El caso tuvo intervención inicialmente del fiscal Aldo Moreira y de agentes de la comisaría local, cuando vecinos de la zona comenzaron a alertar sobre el hecho por Whatsapp.

Luego dieron intervención a la fiscala antisecuestro Zunilda Ocampos y al grupo antisecuestro de Ciudad del Este. Además, un pelotón del Grupo Especial de Operaciones (GEO) se acercó hasta el lugar del rapto. El episodio extorsivo fue confirmado luego de darse a conocer que hubo contacto de un negociador con la esposa de la víctima. Un hombre, en un portugués mal pronunciado, exigió el pago de 10.000 dólares a la familia del hombre.