7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 16 de agosto de 2016, 01:00

Sectores sociales pidieron a los gritos la renuncia de Cartes y su entorno

Grupos considerados de izquierda marcharon ayer desde el Palacio de Justicia hacia los otros poderes del Estado. Entre otras cosas, exigieron la nulidad del juicio sobre la masacre de Curuguaty.

Con una jornada nacional de protesta, el Congreso Democrático Popular (CDP) realizó una marcha contra los tres poderes del Estado por considerar que no representan los intereses de la ciudadanía. La jornada tuvo dos objetivos: pedir la renuncia del presidente Horacio Cartes y todo su gabinete y línea sucesoria, y exigir la nulidad del juicio a los campesinos de Curuguaty y pedir la inmediata liberación de los campesinos condenados.

La marcha comenzó frente al Palacio de Justicia, donde se congregaron más de 3.000 personas para protestar por "el injusto juicio a los campesinos de Marina Cué".

Luego de intentar llegar hasta el Palacio de López, los manifestantes fueron desviados por la Policía, por la calle Palma. Al no poder llegar al Palacio de Gobierno hicieron una parada a la altura de O'Leary para protestar contra el Gobierno de Cartes.

NARCOPOLÍTICA. Najeed Amado, del Partido Comunista Paraguayo, denunció que "los tres poderes del Estado están secuestrados por la narcopolítica" y señaló que se está conformando un movimiento popular para recuperar el Estado. Subrayó que se logrará el objetivo con la unión de partidos y movimientos que denuncian sin temor a "un Gobierno vendepatria".

Por su parte, Teodolina Villalba, titular de la Federación Nacional Campesina advirtió a Cartes que "subió gracias a Marina Cué, pero que Marina Cué también lo puede echar del poder".

Ya frente al Congreso, se denunció a senadores y diputados por no legislar a favor del pueblo.

El pa'i Oliva refirió que "el injusto fallo" del caso Curuguaty logró que este se convierta en un caso nacional e internacional. "Pronto lograremos que los campesinos sean liberados y que los familiares de las víctimas reciban una indemnización", dijo.

Habló también de evitar que el Paraguay se convierta en "pública subasta de la tierra, del agua, de los aeropuertos y las rutas". Denunció que "nos estamos quedando comprados por un puñado de paraguayos y un puñado de extranjeros que no dejan beneficios al país".

Finalmente celebró que la ciudadanía asuncena se haya unido a la lucha campesina. Dijo que esa es la senda para lograr mejorar la situación de la ciudadanía en general.

En representación de los familiares de los campesinos de Curuguaty, Darío Acosta leyó un comunicado donde se "pide a gritos la anulación del fallo, la liberación inmediata de los campesinos condenados y la apertura de una nueva investigación". Se quejó de que no tienen voz y de que el Gobierno hace todo lo posible para que el campesino deje sus tierras.