30 de abril
Domingo
Mayormente nublado
17°
25°
Lunes
Muy nublado
17°
25°
Martes
Mayormente nublado
18°
27°
Miércoles
Chubascos
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 11 de febrero de 2017, 01:00

Sean legales o no, el miedo se apodera de los extranjeros

Cuando la venezolana Eulimar Núñez vio el caos que generó en los aeropuertos de EEUU la (efímera) prohibición de ingreso a los musulmanes, decidió tramitar su ciudadanía estadounidense. Como ella, muchos extranjeros viven un nuevo estado de miedo e incertidumbre.

“No es que sienta que la vayan a agarrar con los venezolanos, pero todo está tan inestable y todas las reglas están cambiando tan rápido que me da pánico”, contó Núñez, una periodista de 34 años que vive en Miami como residente desde 2010.

Ese miedo es el sentimiento que citan los que, como ella, decidieron hacer un “upgrade” a su estatus migratorio: de visa de trabajo a residencia, o de residencia a ciudadanía.

“Desde que ganó Trump esto ha sido una locura”, dice a la AFP Lorraine Pérez, una abogada de migración en Miami. “Pero los temores no son infundados”.

Los abogados tienen en sus manos el borrador de una orden ejecutiva que dificulta la obtención de visas.

Se desconoce cuándo Trump firmará esta orden, que por ahora propone “limitar las visas H (de trabajo) a aquellos que tengan un título universitario avanzado (...), investigar más exhaustivamente a los que aplican a las visas H y L (de ejecutivos) y eliminar a varias categorías.