23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 27 de abril de 2017, 01:00

¿Se está acabando la transición?

Algo enfermizo político terminal está sucediendo en el Paraguay. No se refiere a la patria en cuanto tal. Pero si a la forma cómo se ha desarrollado la vida en ella durante 28 años.

La hemos llamado transición y comenzó a caminar en 1989 hacia la democracia. Su mapa político nació con la Constitución de 1992.

Sin embargo, poco de esto se ha cumplido. Más fuerza ha tenido la herencia de “una dictadura sin Stroessner” y el crecimiento de antivalores en una verdadera epidemia de corrupción.

La vivencia de la democracia aún está lejana. Por eso a este periodo habría que llamarlo de transición o traición. El partido político, que fue columna de sostenimiento con los militares de la dictadura, siguió en el poder negociando constantemente con los valores, objetivos y sueños del pueblo desde aquel 3 de febrero.

Actualmente, con los ingredientes que añadió el presidente Cartes de concebir el Paraguay como una empresa más de sus muchos negocios, el pueblo empobrecido y olvidado sobre todo en los últimos tres años, está harto, confuso, con rabia y decidido a que este mal tiempo de transición ya termine.

Estamos viviendo unos meses muy importantes. Acabamos ya con este periodo que está muriendo y comenzamos otro, o lo vamos a tener que soportar por otros cinco años y, tal vez, muchos más.

Una idea para abrir nuevos horizontes: el pueblo soberano tiene derecho a presentar públicamente nuevos aspectos concretos para la vida sociopolítica y presionar para que sean incorporados ya. Es un campo amplio donde caben la desaparición de injusticias concretas, el freno a la epidemia de la corrupción, revisar el sistema de impuestos, el freno al agronegocio de la soja, el fin de desalojos, etc.

Será una prueba para saber si los actuales políticos están dispuestos a superar este periodo de transición ya terminal. Si no quieren “que se vayan todos”.