2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 4 de agosto de 2016, 16:40

Sasha Obama y su trabajo veraniego como cajera en un restaurante

Washington, 4 ago (EFE).- Sasha Obama, la hija menor del presidente de EE.UU., Barack Obama, no ha querido perderse una experiencia por la que pasan cada verano millones de adolescentes de su país y está trabajando como cajera en un restaurante, informaron hoy medios locales.

La más pequeña de los Obama, de 15 años, ha cambiado el lujo de la Casa Blanca por el ajetreo de un restaurante familiar en la zona turística que su familia frecuenta cada verano, la exclusiva isla de Martha's Vineyard, en Massachusetts (noreste de EE.UU.).

Su cometido en "Nancy's", uno de los lugares favoritos de los Obama en la isla, es encargarse de la caja en la ventanilla donde los clientes piden comida para llevar, limpiar las mesas y preparar el restaurante para su apertura a la hora del almuerzo, según el diario "Boston Herald".

La Casa Blanca no ha hecho comentarios al respecto y todo apunta a que la adolescente ha tratado de pasar desapercibida en su nuevo trabajo, con la gorra del restaurante bien calada e identificándose con su nombre completo, Natasha.

No obstante, el contingente de agentes del Servicio Secreto que acompaña a la familia Obama donde quiera que vayan alertó esta semana a los curiosos y a la prensa, hasta que finalmente el "Boston Herald" publicó que se trataba de Sasha.

"Ha estado trabajando en el primer piso, en la ventanilla de comida para llevar", dijo un camarero del restaurante, quien no se identificó, al diario bostoniano.

"Nos estábamos preguntando por qué había seis personas ayudando a esta chica, pero después nos dimos cuenta de quién era", añadió en referencia a los agentes del Servicio Secreto.

La primera dama, Michelle Obama, habla a menudo sobre sus esfuerzos para que sus hijas tuvieran una infancia y una adolescencia lo más normales posible, lo que puede explicar el trabajo veraniego de Sasha, todo un contraste con la privilegiada vida en la mansión presidencial.

Pero ese paréntesis en la vida de Sasha, que llegó a la Casa Blanca con solo siete años, acabará pronto: según el "Herald", dejará el trabajo cuando su familia llegue este sábado a Martha's Vineyard para pasar dos semanas de vacaciones.