7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 14 de octubre de 2016, 05:46

Samsung cifra en 2.800 millones de euros el impacto de la retirada del Note 7

Seúl, 14 oct (EFE).- Samsung Electronics estima un impacto negativo de en torno a 3,5 billones de wones (2.800 millones de euros/ 3.100 millones de dólares) en su beneficio operativo en los próximos seis meses por la retirada del Galaxy Note 7.

Samsung calcula que el impacto será de unos 2,5 billones de wones (2.000 millones de euros/ 2.200 millones de dólares) para el cuarto trimestre de 2016 (octubre-diciembre) y de en torno a un billón de wones (800 millones de euros/ 880 millones de dólares) para el trimestre de enero a marzo de 2017, anunció hoy en un comunicado.

El miércoles la compañía ya anunció una drástica revisión a la baja de su previsión de beneficio operativo para el trimestre de julio a septiembre -cuyos resultados se presentarán a final de mes- desde una expectativa de crecimiento del 5,5 por ciento interanual a una caída del 29,63 por ciento con respecto al mismo mes de 2015.

El gigante surcoreano de la electrónica planea normalizar su negocio de telefonía móvil mediante la expansión de las ventas de modelos como el Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge, y aseguró que introducirá "cambios significativos" en sus procesos de calidad para "mejorar la seguridad de los productos para los consumidores".

Samsung anunció el martes su decisión de congelar las ventas de su "phablet" de alta gama y de cesar definitivamente la producción del dispositivo ante el peligro de igniciones espontáneas provocadas por baterías defectuosas.

El conglomerado surcoreano comenzó a vender el teléfono el pasado 19 de agosto, pero a principios de septiembre anunció una retirada sin precedentes tras informarse de más de una treintena de casos de combustiones en algunos terminales en diversos países.

A la llamada a revisión que afectó a unos 2,5 millones de teléfonos, le siguió a mediados de septiembre la entrega de reemplazos que, no obstante, siguieron sufriendo sobrecalentamiento de las baterías, lo que llevó a la compañía a retirar el producto.