22 de enero
Domingo
Poco nublado con tormentas
24°
35°
Lunes
Muy nublado
24°
34°
Martes
Mayormente nublado
23°
35°
Miércoles
Muy nublado
21°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 17 de julio de 2016, 01:00

Salario mínimo: Legal vs. real

El Código Laboral vigente establece en su Art. 256: “Antes de vencer el plazo establecido para su vigencia, el salario mínimo será modificado cuando se comprueben, cualquiera de los siguientes hechos: a) Profunda alteración de las condiciones de la zona o industrias, motivadas por factores económico-financieros; y, b) Variación del costo de vida, estimada en un 10% (diez por ciento) cuando menos”.

Según datos del Banco Central, la sumatoria del índice de precios al consumidor (IPC) –calculado desde el último aumento concedido al salario mínimo legal– no llega todavía al 10% en la “variación del costo de vida” y tampoco se observa ninguna “profunda alteración” de condiciones económico-financieras. Por lo tanto, todavía no están dadas las condiciones legales para solicitar un aumento del mismo. En esta interpretación ortodoxa se hace referencia al salario mínimo legal SML. Debe ser diferenciado entre el legal y el real. El legal es el que debe ser pagado de acuerdo con las normas vigentes. El real es el que efectivamente se paga en el mercado del trabajo.

SOLO UNA PARTE PERCIBE SALARIO MÍNIMO LEGAL O MÁS. En la práctica, el salario que se paga a los trabajadores con empleo estable está en gran parte por debajo del legal. Según la Dirección General de Estadísticas, Encuesta y Censos alrededor del 30% de la población ocupada asalariada (empleados y obreros públicos y privados) percibía en el 2015 ingresos monetarios inferiores al salario mínimo legal. Peor que la de los empleados con empleo estable es la situación de los subempleados (cerca del 20% de la población ocupada) y la de los desempleados (6% de la población económicamente activa). Los subempleados perciben sumas aún más bajas que los que gozan de un empleo estable de ocho horas diarias. Y los desempleados no perciben nada ni tienen seguro de desempleo.

AUMENTO DE SML PERJUDICA A MICROEMPRENDEDORES, DESEMPLEADOS Y POBRES EXTREMOS. Al iniciarse las negociaciones por un aumento del salario mínimo legal, hay que ser conscientes de que dicho aumento suele llegar solamente a los que cuentan con empleo formalizado y estable. He aquí una cuestión fundamental: ¿Quién representa en ellas a microemprendedores, a subempleados, a desempleados y a los que viven en la miseria? Literalmente nadie. Por eso, hay que ir con cuidado en solicitudes y concesiones de aumento en el salario mínimo legal porque el mismo no se aplica a los que ganan menos del salario mínimo, menos aún si no están organizados sindicalmente; tampoco a los subempleados y desde luego que no a los desempleados. Los que viven en la miseria, los que no cuentan con trabajo y tampoco con ingresos regulares son los más perjudicados con el aumento del salario mínimo legal: no les llega a ellos. En esta lamentable situación se hallan también los microproductores rurales y los microempresarios urbanos.

… Y ELEVA LA INFLACIÓN. En esa espiral de tracción automática (aumento de salario mínimo conduce a aumento de la inflación y viceversa) y ante la mencionada marginación estructural de los pobres extremos es inconveniente otorgar aumentos de salario mínimo, no solo porque el aumento del pago del salario mínimo a los que ya se encuentran formalizados ante el Instituto de Previsión Social (IPS) y ante el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social seguirá beneficiando solamente a los mismos, sino también porque aumentará el número de trabajadores y emprendedores que, gozando de un trabajo estable, no llegan a percibirlo. Por otro lado, el aumento de SML es injusto desde el punto de vista social porque los pobres extremos no solo no reciben ningún ingreso monetario proveniente de dicho aumento, sino que terminan perjudicados por el aumento de la inflación que sigue a todo aumento injustificado de salarios.

En la próxima entrega se analizarán temas conexos: la actualización del IPC, el cálculo de la inflación por el sector privado, la mejora en la redacción de la ley del SML y la remuneración por aumento de productividad.