22 de julio
Sábado
Despejado
18°
30°
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
32°
Martes
Mayormente despejado
17°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
miércoles 12 de julio de 2017, 01:00

Saguier, rebeldía y con orden de captura

La jueza María Gricelda Caballero admitió la segunda imputación por la supuesta comisión de los hechos punibles de estafa y producción de documentos no auténticos contra el economista Luis Saguier Blanco y Gabriel Mersán, ambos ex propietarios de la empresa Wisdom Product Saeca, más conocida comercialmente como Electrofácil.

Además, teniendo en cuenta una orden de detención por parte de los fiscales contra Saguier Blanco, decretó su rebeldía y ordenó su captura.

Asimismo, fueron procesados Néstor Añazco y Ángel Vallejos, ambos ex gerentes de la mencionada firma.

La magistrada fijó para el 21 de julio de 2017, a partir de las 8:00 horas, para que comparezcan a la diligencia, donde se deberá imponer las medidas solicitadas por los representantes del Ministerio Público.

Según la imputación, los ex directivos de la firma aparentemente fueron responsables de haber alterado los libros contables y estados financieros, para reflejar ganancias inexistentes y una condición económica diferente a la que la firma tenía antes de su venta. Una auditoría detectó más de 15.000 operaciones irregulares.

el proceso. El grupo salvadoreño Unicomer, que adquirió en diciembre de 2015 el 100% de las acciones de Electrofácil, denunció que fue estafado por los antiguos propietarios, mediante un esquema de fabricación de pagarés falsos para inflar la cartera de créditos y sobrevalorar la firma.

La multinacional Unicomer había pagado USD 29 millones por Electrofácil, quedando un saldo de USD 3,5 millones, que por contrato figura como una garantía a ser pagada en diciembre de 2020.

La investigación indica que se montó un esquema de empresas vinculadas con el que movieron la suma de G. 17.000 millones (USD 3,1 millones). Se habría comprado una empresa y a través de ella se movió un volumen de dinero que llamó la atención en los registros de los bancos Itaú y Regional.

Los datos apuntan a que Diego Jordan realizaba transacciones bancarias de sumas que no condicen con su nivel de ingreso salarial, que era de apenas G. 5 millones. En tanto Jazmín Rodas figuraba como representante de una sociedad que hacía negocios con Electrofácil.