3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 19 de noviembre de 2016, 15:17

Sacheri afirma que "La noche de Usina" está cerca de convertirse en película

Miami (EE.UU.), 19 nov (EFE).- El escritor argentino Eduardo Sacheri, ganador del premio Alfaguara 2016, reveló que "hay negociaciones avanzadas con algunas productoras" para llevar al cine "La noche de la Usina" después del éxito de la oscarizada "El secreto de sus ojos", su anterior trabajo literario.

En una entrevista con Efe en Miami (EE.UU.), Sacheri precisó que si bien "todavía no hay nada firmado" su última novela ha despertado un "rápido interés" del sector cinematográfico y agregó que el proyecto podría consistir en una "coproducción argentino-española".

"Eso le hizo mucho bien a 'El secreto de sus ojos'", opinó el autor, quien también desearía participar en la confección del guión, tal y como lo hizo en la oscarizada cinta de 2009 que dirigió Juan José Campanella, y que se convirtió en unas películas más taquilleras de la historia del cine argentino.

El escritor, que por estos días participa en la Feria del Libro de Miami, afirma que para la adaptación cinematográfica de "La noche de la Usina", ganadora este año del premio Alfaguara, lo más importante es encontrar a un director "que lo sienta, que se enamore de la historia y que diga: 'esta va a ser mi película'".

La novela cuenta la historia de unos vecinos estafados por otro habitante en un pequeño pueblo ficticio, O'Connor, justo cuando se inicia el "corralito bancario" y la crisis económica de Argentina de 2001.

Sacheri se lleva los mismos dramas que se producen en una gran ciudad a un tablero en miniatura, en el que "todos tienen cara", porque "quien te estafó la tiene y quien se enriqueció a tu costa también: ves su palacio y su auto de lujo".

"¿Quién es el responsable de la estafa en la ciudad? ¿El sistema político, los bancos?", se pregunta Sacheri, quien afirma que le gusta poner "rostro a la maldad".

Cuando el villano de la historia se queda con el dinero, las víctimas de la estafa y el pueblo se unen para buscar una revancha, un argumento que remite a "Fuenteovejuna", la pieza teatral de Lope de Vega y obra cumbre del Siglo de Oro español en la que los habitantes del pueblo se unían contra el comendador, cansados de sus abusos.

"Pero Fuenteovejuna se les queda grande", dice Sacheri.

En su reciente novela, "Fuenteovejuna" es solo "una fantasía" de alguno de los personajes, los cuales "son bastante moderados en sus objetivos y no hay una idea de aniquilar al villano. Se trata de recuperar una dignidad propia", explica el autor.

Tras la novela "La pregunta de sus ojos" (2005), a la que se le modificó el nombre para la adaptación en la gran pantalla, Sacheri escribió cuatro novelas más, una de ellas, "Papeles en el viento" (2011), se convirtió también en película, y además escribió junto a Campanella la película de animación "Metegol" ("Futbolín", en España).

Hincha del Independiente de Avellaneda y romántico del fútbol en blanco y negro, Sacheri ideó al protagonista de "La noche de la Usina", Fermín Perlassi, como un exfutbolista de los años 1960, una época en la que un jugador con éxito aspiraba a "ganar algún dinero, salir alguna vez en el diario y luego volver a su pueblo para comprar un comercio y vivir de eso".

"Hoy en día triunfar en el fútbol es otra cosa", manifestó el escritor, que comenzó su obra narrativa escribiendo cuentos de fútbol.

"Si me das a elegir, me gusta más ese tipo de glorias donde el deporte es una etapa de su vida que quedó atrás", afirma el escritor, que no obstante aclara que no odia el fútbol actual. "Es el que tengo", dice con tono de resignación.

Reflexiona al mismo tiempo que "el teatro y el monstruo son la superficie, el resto sí es fútbol".

"Ir al estadio de Independiente con mi hijo no es teatro, que estemos saltando y cantando en la grada no es teatro", sentencia Sacheri.

Pablo Ramón Ochoa