18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
20°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 13 de febrero de 2017, 13:27

Sacerdote denunciado por acoso está imputado

El sacerdote Silvestre Olmedo está imputado por coacción sexual y violación a la autonomía sexual. Su defensa solicitó la anulación de la imputación por supuestamente haberse violado sus derechos procesales.

Una joven de 21 años que estaba a cargo de la Pastoral Juvenil denunció que fue manoseada por el sacerdote.

Si bien la imputación se realizó en diciembre pasado, recién se dio a conocer este lunes, luego de la polémica que generó un comunicado del Arzobispado de Asunción, que intentó minimizar el hecho.

La fiscala Luciana Ramos abrió una carpeta de investigación contra el sacerdote debido a que "existen suficientes elementos de convicción de la existencia de hecho punible contra la autonomía sexual y violación".

Asimismo, pidió medidas alternativas a la prisión porque considera que "en ningún momento ejerció violencia física en contra de la víctima para lograr su propósito ni tampoco posee antecedentes judiciales", según consta en el documento del Ministerio Público.

Nota relacionada: Arzobispo pide no hacer "de una piedrita una montaña"

Olmedo solo debe presentarse una vez al mes ante el Juzgado Penal de Garantías y no puede salir del país. También se le impuso una caución real, cuyo monto se desconoce.

El caso ocurrió el 21 de septiembre pasado. La víctima realizó la denuncia ante la Fiscalía incluso después de haber hablado con el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, quien le habría pedido que esperara mientras tomaba una decisión acerca de las acusaciones contra el sacerdote.

Los jóvenes de la Pastoral Juvenil habían reclamado el hecho a Olmedo y le pidieron que se retire de la parroquia. El ahora imputado se disculpó y argumentó que solo se trataba de un abrazo.

Al respecto, la Arquidiócesis de Asunción emitió un comunicado en que pedía para la próxima vez "conversar previamente con la persona interesada y luego con el sacerdote decano del lugar, hasta llegar al obispo si fuere necesario".

Esta recomendación responde a las intenciones de evitar "hacer de una piedrita, una montaña", según refiere el escrito.

Por su parte, la Iglesia aseguró que tomó cartas en el asunto ordenándole al sacerdote "ejercicios espirituales y una vida austera" para reparar el daño moral durante el tiempo que dure la investigación canónica sobre el caso.

La posición de la Iglesia despertó la indignación de la ciudadanía, especialmente de movimientos feministas que anunciaron una movilización para este lunes en repudio al acoso y la postura eclesial.

Embed