19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
30°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 5 de mayo de 2017, 01:00

Rusia, Irán y Turquía crean zonas de seguridad en Siria

AFP

ASTANÁ - KAZAJISTÁN

Rusia e Irán, aliados del régimen sirio, y Turquía, que apoya a los rebeldes, firmaron ayer en Astaná un memorándum sobre la instauración de zonas de seguridad en Siria, con el fin de imponer una tregua duradera en varias regiones.

Los jefes de las delegaciones de los tres países, padrinos de las negociaciones de paz en Astaná, capital de Kazajistán, firmaron el documento “sobre la creación de zonas de distensión en Siria”, declaró el ministro de Asuntos Exteriores kazajo, Kairat Abdrajmanov, al término de estas negociaciones.

Según el texto del acuerdo, del que se pudo consultar una copia, los tres países garantes deberán ahora definir, antes del 4 de junio, los límites de esas zonas. Su validez será de “seis meses con posibilidad de prórroga”, declaró el enviado especial del presidente ruso Vladimir Putin para Siria, Alexandre Lavrentiev.

“Estamos contemplando la posibilidad de que no tengan límite de tiempo”, añadió Lavrentiev, que consideró que este acuerdo “allanará el camino hacia la preservación de la unidad de Siria”.

DÍA IMPORTANTE. Un grupo de trabajo conformado por representantes de los tres países garantes deberá ser constituido antes de dos semanas.

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, quien también se encontraba en Astaná, calificó ayer de “día importante”. Los emisarios del régimen de Damasco y los rebeldes presentes en la capital kazaja no suscribieron, sin embargo, el acuerdo. Inclusive, uno de los miembros de la delegación rebelde alzó la voz para protestar contra la firma del documento por parte de Irán, país que apoya al presidente sirio Bashar Al Asad. El individuo acabó abandonando la sala. “No participamos en este acuerdo, es un acuerdo entre esos tres países. Por supuesto, no aceptamos que Irán sea garante de este pacto”, denunció Usama Abu Zeid, el portavoz de la delegación rebelde.

Estados Unidos, país observador en Astaná, saludó con gran prudencia este acuerdo y declaró en un comunicado “apoyar todo esfuerzo que pueda verdaderamente reducir la violencia en Siria”.