8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 26 de octubre de 2016, 17:48

Rusia ataca a la ONU por sus mensajes y su gestión de la tregua en Alepo

Naciones Unidas, 26 oct (EFE).- Rusia atacó hoy con dureza a Naciones Unidas por, a su juicio, haber desaprovechado la reciente pausa de los bombardeos sobre la ciudad siria de Alepo y no ser objetiva en su análisis de la guerra en el país árabe.

En una agitada reunión del Consejo de Seguridad, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, acusó al jefe humanitario de la organización, Stephen O'Brien, de hacer un discurso "injusto" y "poco honesto" de la situación en Alepo y de no ajustarse a la realidad.

"Por favor, deje este tipo de informe para una novela que escriba algún día", le dijo Churkin a O'Brien, que acababa de presentar ante los quince miembros del Consejo su último análisis de la situación humanitaria en Siria.

La reunión, que originalmente iba celebrarse a puerta cerrada, terminó convirtiéndose en un nuevo choque entre Moscú y las potencias occidentales, que salieron en defensa de la ONU.

Rusia atacó a O'Brien por omitir en su discurso que la aviación rusa lleva ocho días sin efectuar bombardeos sobre Alepo y lamentó que, pese a esa pausa y la apertura de corredores humanitarios, no se hayan llevado a cabo las evacuaciones de heridos que pretendía organizar la ONU.

"Naciones Unidas no preparó adecuadamente la operación para evacuar heridos y enfermos", denunció Churkin, que criticó que se haya "perdido otra oportunidad para normalizar la situación en Alepo".

"Estamos muy decepcionados", dijo el embajador, que aseguró que de cara al futuro su país sólo aceptará pausas humanitarias si la ONU le ofrece "garantías" de que va a poder llevar a cabo las evacuaciones.

Churkin sugirió además que no hay claridad en el liderazgo de las operaciones humanitarias de la ONU y consideró "arrogante" el mensaje presentado hoy por O'Brien, que había responsabilizado a los dos bandos del fracaso de esas evacuaciones.

El responsable humanitario de Naciones Unidas había hecho un emocionado relato de la situación en Alepo y había llamado la atención sobre los "horribles" resultados de la ofensiva lanzada sobre la ciudad por Rusia y Siria.

"Si quisiéramos escuchar sermones iríamos a la iglesia", le espetó el embajador ruso tras escucharlo.

Las críticas de Churkin a la ONU llevaron a Estados Unidos y a otros países a tomar también la palabra para defender a la organización y dar su opinión sobre lo que está ocurriendo en Alepo.

"La ONU ha estado intentado de buena fe ayudar a una gente con necesidades desesperadas", dijo la embajadora estadounidense, Samantha Power, que criticó que Rusia nunca informara a la organización de sus planes de detener los bombardeos.

"Rusia decide que va a hacer una pausa, que esa pausa se termina y presenta hechos consumados a Naciones Unidas y la comunidad internacional", señaló.

Una vez más, EE.UU. denunció la campaña de ataques aéreos contra las zonas de Alepo controladas por los rebeldes y dejó claro que Moscú no puede esperar que nadie le dé las gracias por "no cometer crímenes de guerra por un día o una semana".

Power mostró además al resto de embajadores unas octavillas supuestamente lanzadas sobre Alepo por aviones rusos y sirios, en las que se avisaba a la población de la zona este de la ciudad de que si no dejan la zona serán "aniquilados".

"Rusia no puede pretender preocuparse del bienestar de la gente de Alepo oriental y a la vez amenazar con aniquilar a los que se queden en sus casas", dijo.

Según Power, resulta normal que los heridos y sus familiares no quieran salir de la ciudad y poner su destino en manos de Rusia y Siria.

Otros miembros permanentes del Consejo de Seguridad como el Reino Unido se pronunciaron en una línea similar y terminaron abandonando la sala cuando, al final, tomó la palabra el embajador sirio, Bashar Yafari.