7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 5 de octubre de 2016, 06:29

Rosberg quiere seguir mandando en el Mundial y Honda demostrar su mejora

Redacción deportes, 5 oct (EFE).- El Mundial de Fórmula Uno llega al Gran Premio de Japón, la decimoséptima carrera del campeonato, con un líder, el alemán Nico Rosberg (Mercedes), que quiere seguir mandando en la clasificación de pilotos y una escudería, McLaren-Honda, que quiere demostrar su mejoría en su casa de Suzuka.

A falta de cinco carreras para la conclusión del Mundial, el tercer puesto de Rosberg el pasado domingo en Malasia y la rotura del motor de su compañero y rival británico Lewis Hamilton en esa misma carrera permiten al alemán afrontar la prueba de Suzuka con con 288 puntos, 23 más que Hamilton, en un duelo que se presume apretado hasta la última carrera.

La rotura del motor del inglés en Sepang, cuando le faltaban apenas 15 vueltas para completar la carrera y estaba liderando la clasificación, fue providencial para un Rosberg que había tenido un accidente nada más salir con su compatriota Sebastian Vettel (Ferrari) y remontó del vigésimo primero al tercer lugar, conservando el liderato del Mundial y acrecentando su ventaja.

El 'doblete' de la escudería austríaca Red Bull en Malasia, con la victoria del australiano Daniel Ricciardo y el segundo puesto del holandés Max Verstappen impidió que Mercedes firmara su victoria en el Mundial de Constructores. Un triunfo apenas aplazado, ya que la escudería germana suma 553 puntos y atesora una diferencia de 194 sobre su más inmediato perseguidor, Red Bull.

Suzuka es un circuito de los considerados 'de piloto', en el que no solo cuenta la velocidad punta, sino que las habilidades del ocupante de la cabina pueden marcar diferencias.

Además, es un trazado en el que Rosberg no conoce la victoria, mientras que Hamilton -tricampeón mundial en 2008, 2014 y 2015- se ha proclamado ganador en las últimas dos ediciones. También ganó otro Gran Premio de Japón en 2008, este en el circuito de Fuji.

No obstante, el piloto en activo con más triunfos en Suzuka es el tetracampeón mundial alemán Sebastian Vettel (Ferrari), que atesora cuatro trofeos en este Gran Premio, todos ellos en su exitosa etapa con Red Bull, donde cosechó sus cuatro Mundiales consecutivos.

El mayor número de entorchados en esta pista, un circuito joven que debutó en 1987 en el campeonato de Fórmula Uno y que se alternó en 2007 y 2008 con el circuito de Fuji, sigue en posesión del heptacampeón mundial alemán Michael Schumacher, que alzó los brazos hasta en seis ocasiones en este trazado.

Fuera de la lucha por el título mundial, la carrera de este domingo será un examen en toda regla para la escudería McLaren-Honda, en el segundo año de reencuentro entre el conjunto inglés y el fabricante japonés, que acuden al circuito propiedad de la casa nipona en un estado más esperanzador que el año pasado.

Tras un inicio desastroso la temporada pasada, con múltiples problemas de potencia y fiabilidad que solo permitieron puntuar en dos ocasiones a cada uno de sus pilotos, el bicampeón mundial español Fernando Alonso (ganador en Japón en 2006 en Suzuka y en 2008 en Fuji), y el campeón mundial británico Jenson Button (que venció en Suzuka en 2011), la situación este año es bien distinta.

Si bien los circuitos de velocidad punta siguen siendo un problema para el monoplaza de Honda, la mejora en fiabilidad y las acertadas modificaciones del coche han permitido a Alonso sumar 42 puntos y acabar seis carreras entre los diez primeros, algo que ha conseguido en tres de los últimos cuatro Grandes Premios.

Su compañero Button, que al año que viene pasará a un papel más institucional y será sustituido por el prometedor piloto belga Stoffel Vandoorme, también ha sumado en seis pruebas, cosechando un total de 19 puntos hasta el momento.

Honda espera ofrecer un buen rendimiento de su monoplaza y no tener problemas de fiabilidad, para lo cual Alonso puso un motor nuevo en los entrenamientos libres del Gran Premio de Malasia, recibió la penalización correspondiente (que le hizo salir último) y guardó la unidad de potencia para ser empleada en Suzuka.

La carrera también será especial para el piloto mexicano Sergio Pérez, que anunció tras el Gran Premio de Malasia que continuará en la escudería Force India después de ser durante meses protagonista de rumores de todo tipo que implicaban su salida hacia otro conjunto. 'Checo' es octavo en el Mundial con 74 puntos, a tan solo seis del finlandés Valtteri Bottas (Williams).

Su compatriota Esteban Gutiérrez (Haas) seguirá en busca de ese preciado punto que ronda carrera tras carrera pero no consigue concretar. En Sepang se vio forzado a abandonar por una rueda mal ajustada que salió disparada a mitad de carrera, en un fin de semana aciago para la escudería estadounidense.

Por su parte, el español Carlos Sainz (Toro Rosso) continuará con su escalada después de un mal ecuador de la temporada para su escudería, lastrada por el perjuicio de utilizar un motor Ferrari de la temporada anterior y por muchas dudas en la configuración aerodinámica del coche, que había sido una de sus fortalezas durante la primera mitad del campeonato.

El circuito de Suzuka, de 5,807 kilómetros de longitud, es el quinto más largo del campeonato. Los pilotos realizarán 53 vueltas para completar los 307.471 kilómetros de recorrido con el límite temporal de dos horas, y los neumáticos previstos para la carrera por el fabricante italiano Pirelli son el duro, el medio y el blando.