8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
sábado 9 de julio de 2016, 18:15

Roberto Simbron: Hacer un disco y regalarlo

En el 2015, Roberto Simbron grabó "Jopará" y lo subió a Youtube, así como en Bandcamp, casi como regalarlo. En esta entrevista lo conocemos un poco, hablamos sobre el disco y lo que hace actualmente, ya que reside en Estados Unidos.

César Cabrera | cecabrera@uhora.com.py

Jopará pasó desapercibido a nivel nacional pero no para sus amigos, que fueron compartiendo el disco por Facebook, principalmente. Las 9 canciones están disponibles en Internet para ser escuchadas y disfrutadas.

Escucharlo es como sentir un cálido abrazo de ese amigo que está lejos. A mí me llegó a través de una amiga y me envolvió de entrada. Simbron empezó en la música desde niño gracias a sus abuelos, que le mostraron los primeros acordes.

Luego empezó a grabar canciones en cassettes, cual Daniel Johnston, hasta que llegó este proyecto que vale la pena conocer.

¿Cuándo empezaste con la guitarra y canto?

Empecé a los 11 años a tocar la guitarra y a intentar cantar. Antes había aprendido a tocar el bajo, a los ocho años, pero me pasé a la guitarra gracias a mi abuelo Rodis Segovia (músico folklorista) y mi abuela Irene, quienes me habían enseñado las primeras notas y un poco de folklore. A los 12 me animé a empezar a componer grabando canciones en cassettes, en una grabadora vieja que justamente me había regalado mi abuelo.

¿Cómo surgió Jopará?

Jopará surgió por una necesidad de honestidad conmigo mismo. Honestidad en cuanto a lo musical y a lo lírico. Por la necesidad de tratar de hacer algo más personal y cálido.

¿Cómo encaraste el proyecto?

Se fue armando solo. En un principio nunca tuve la intención de sacar a la luz el EP, no porque haya dudado de que las canciones estén buenas o no, sino porque fue producto de una búsqueda personal de honestidad por sobre los otros proyectos que estaba haciendo en el momento.

Fue una especie de catarsis. Para dar un contexto, estaba viviendo en Argentina ya por el octavo año y estaba componiendo en otros dos proyectos musicales con estilos diferentes al de Jopará y con letras en inglés. Saturado de eso, necesitaba hacer algo diferente, algo más simple que encapsule la nostalgia que tenía de mi familia, los recuerdos que viví en Paraguay y para de alguna manera, al menos humilde, mediante canciones rendir tributo a ciertas personas que significaban mucho para mí pero estaban lejos. Primero fueron tres canciones, luego cinco, y con el correr del tiempo terminaron siendo 16. De esas 16, por descarte me quedé con 9 canciones que forman el disco.

El nombre surgió por la mezcla del guaraní con el castellano y por la mezcla de influencias musicales.

El proyecto salió a "la luz" por la insistencia de un par de amigos que me animaron a que publique online las canciones. Viktoria Martin es una de ellas, la artista que pintó la portada del disco y de las canciones que están en Youtube.

Las letras de las canciones fueron poesías rescatadas de algunos escritos míos de cuadernos viejos, otras las escribí sobre la marcha en los días que grababa los temas. Al ver el resultado final de las grabaciones el primer nombre que vino fue Jopará y quedo así.

¿Cómo fue el proceso de grabación del disco? ¿Dónde se grabó?

El disco se grabó en Fany Records, el estudio de un amigo, Facundo Ordoñez, en la ciudad de Buenos Aires. Bastante recomendable el trabajo de Facundo. El proceso de grabación fue bastante simple, la idea seminal era hacer algo simple desde el inicio. Dependiendo de las canciones, los procesos eran diferentes.

En general eran guitarra acústica y voz, y en algunas otras, como "Lisa" u "Hotel Caligari", las melodías pedían otros instrumentos que fui sumando en el proceso, como el piano y el bajo. En las canciones que necesitaban percusión para ir directo a lo simple y económico utilicé baldes como bombos y cajas de cartón como redoblantes. Experimentar con eso hacía muy divertido el proceso de grabación ya que no había nada que perder.

Embed

¿Cuáles fueron las influencias para este trabajo?

Jopará es una mezcla de influencias inevitablemente conscientes y otras inconscientes. Como influencia inevitable en todo el disco se puede encontrar mucho Beatles. Amé a los Beatles desde la cuna, mucho (John) Lennon, (Paul) McCartney, (George) Harrison. Otras influencias inevitables que pasaron por la licuadora fueron Simon and Garfunkel, Harry Nilson, Elliot Smith, Nick Drake. En resumen, muchos cantautores del folk de los 60 y algunos contemporáneos. Hubo un intento de rendir tributo al delta blues y un tímido asomo al bluegrass en algunas canciones.

Más allá de todas esas influencias, en las canciones más personales traté de encontrar un arpegio propio, un fingerpicking que se encuentre en un punto medio entre ese estilo de toque folk con lo autóctono paraguayo. La premisa fue siempre hacer algo que conecte con las raíces que tuve y con lo que aprendí con mi abuelo para no perder la identidad. Ese proceso fue más inconsciente porque necesitaba hacer algo mío y no emular a los músicos que había mencionado. Para encontrarse primero siempre hay que perderse, por sobre todo en la música. Te tenés que perder y absorber todo como esponja para luego encontrar o al menos empezar a encontrar tu forma personal de toque, mas allá de las limitaciones musicales que uno tenga. Siempre menos es más.

¿Qué te pareció la recepción del disco y en qué lugares lo presentaste?

Mucha noción o idea del recibimiento del disco en Paraguay no tengo. Sé algo solo por lo que algunas personas comparten en Facebook, desde el día que salió hasta la fecha el número de personas fue creciendo bastante, lo cual es bastante gratificante. Fue muy cálido el recibimiento en las redes sociales, lo cual se agradece mucho y obviamente dan muchas ganas de seguir componiendo e ir subiendo material constantemente. Pero más allá de las redes sociales mucha idea no tengo.

Lamentablemente en Paraguay no tuve la oportunidad de tocar la cantidad de veces que me hubiera gustado. Habré presentado Jopará solo en tres oportunidades en fechas pequeñas y en alguna reunión con amigos por falta de tiempo y por no conocer mucho contacto con quien armar fechas o encontrar lugares. Por sobre todo, por falta de tiempo. Una vez que ya estaba subido el disco online presenté el material en vivo en Buenos Aires porque estaba residiendo ahí en su momento. En Buenos Aires toqué muchas, muchas veces el disco. La recepción fue bastante positiva para mi sorpresa. El hecho de que haya mezclado un poco de guaraní con castellano y las imágenes de las letras atraía bastante a la gente, por lo que fui testigo. Toqué en centros culturales, en bares, en micrófonos abiertos y en algunas salas pequeñas de conciertos. Compartí fechas con otros amigos músicos, etc.

En las fechas de los conciertos se acercaban muchos compatriotas a compartir y a apoyar. Viviendo en Argentina agradezco a Jopará el haberme permitido conocer gente de muchos lugares, por sobre todo de Paraguay, compatriotas migrantes como yo. Gente que hoy se volvieron amigos cercanos. Habían fechas en las que toda la gente que iba era argentina o de otros países y aún así apreciaban bastante las canciones. En algunas oportunidades entre tema y tema hacía covers de otros músicos pero completamente en guaraní, me parecía muy simpático que por más de que no hayan entendido nada siempre "arengaban" y les gustaba mucho al parecer. En los conciertos siempre hacía copias del disco con las ilustraciones y regalaba.

Hoy estás residiendo en Nueva York, ¿estás trabajando ahí? ¿Hace cuánto que te instalaste en EE.UU.?

Así mismo, estoy residiendo en Nueva York hace dos meses. Viví 10 años en Buenos Aires, pero me mudé a finales de abril de este año a Nueva York. Estuve quedándome un mes en Paraguay antes de venir, visitando amigos y tocando un poco. Estoy trabajando en diseño gráfico entre otras cosas por acá.

Cuando hablás de seguir componiendo, ¿implica un nuevo disco próximamente o lo llevás con paciencia?

El seguir componiendo es imperativo siempre, vaya a sacar un disco o no, con el instrumento que tenga a mano. No hay excusa para no componer. Es terapia. Pero sí tengo mucho material que quedó sin grabar. Son muchas canciones, para que se disfrute más lo voy a hacer más conceptual e iré lanzando varios pequeños EPs con 6 u 8 canciones constantemente. Quizás cada dos o tres meses, de acuerdo al tiempo que me lleve ir cerrando las grabaciones. Como canciones de bolsillo quizás, todavía no tengo muy en claro cómo voy a lanzar, pero de que hay canciones hay. Me gustaría volver a encontrar un proceso divertido que vuelva interesante lo que suba luego de Jopará. Siguiendo la misma línea de este disco, claro, por sobre todo de una búsqueda honesta. Es más, en diciembre del 2015, a los 6 meses de Jopará, ya tenía pensado subir un EP con 7 canciones más, pero debido a la planificación de la mudanza y los trámites tuve que dejar un poco de lado el proyecto y esa producción quedó muy trabada.

¿Te quedás por mucho tiempo allá en Estados Unidos o planeás volver a Sudamérica de nuevo?

Por el momento la idea es quedarme acá a trabajar por tiempo indefinido, seguir componiendo constantemente y salir a tocar en donde se pueda. Siguiendo lo que hago con Jopará y con los otros proyectos musicales que me surjan acá, en castellano o en inglés. Algunos ya se están empezando a concretar de a poco, pero todo a su tiempo. Me encantaría volver a Sudamérica en algún momento a vivir, pero por ahora me voy a enfocar a tocar por acá. Mi idea es obviamente ir a Paraguay la mayor cantidad de veces que pueda de visita, a tocar, a encontrarme con amigos, familia.