26 de junio
Lunes
Mayormente nublado
20°
28°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
28°
Jueves
Mayormente nublado
16°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 19 de junio de 2017, 03:15

Rinden honor al Corpus Christi sobre una artesanal alfombra de flores

La Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo se vivió con fervor en la ciudad de Pilar. La basílica fue adornada con un tapiz multicolor, elaborado por los fieles católicos como homenaje al Santísimo.
Juan José Brull
ÑEEMBUCÚ-PILAR

Como todos los años la basílica Nuestra Señora del Pilar, en la víspera, lució espléndida para una de las fiestas más importantes de la Iglesia Católica, el Día de Corpus Christi. Dentro de las tradiciones de esta celebración, está la confección de la alfombra de flores, un tapiz sobre el cual se realiza la procesión del Santísimo.
Corpus Christi es la Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la eucaristía.

La belleza de esta alfombra sobresale por los orígenes de su elaboración. Está confeccionada por las manos trabajadoras de las distintas pastorales, refirió el párroco de la basílica, César Báez. Solo una vez al año, el Santísimo sale en procesión y los fieles le rinden honor al Cuerpo de Cristo, cuidando su tránsito sobre un artesanal tapete de flores naturales de los jardines de su pueblo.
El trabajo de confección se inicia un día antes. Imágenes del cordero, Sagrado Corazón, cáliz, el Santísimo y hasta el rostro de Cristo se contemplan en esta antigua celebración eclesiástica. Los festejos destacan por la espectacular alfombra floral en la solemne procesión del domingo.
Durante la noche anterior, todos los integrantes de la pastoral de cada barrio participan en la confección del delicado tapiz multicolor con el que se propone realzar la vía por donde pasará el cortejo religioso.
Los orígenes de esta tradición se remontan a principios del siglo XX, cuando se tapaban con flores los baches que había a lo largo del recorrido que seguía la procesión.
El redentorista RP César Báez, en su homilía, en la víspera durante la celebración de la misa de Corpus Christi, mencionó que en la Iglesia Católica se celebró en la ocasión la presencia real de Cristo en el pan y el vino. "De la eucarística sacamos fuerza y al hacer la procesión del corpus, es profesión de fe, nosotros los católicos vemos la presencia real de Cristo, y así evangelizamos a todos".
Resaltó que al caminar por las calles "decimos que somos católicos, creemos en Dios, en el mandato de Jesús, cuando dice 'ustedes mismos dénles a los demás'".
Esta procesión, como homenaje público a la eucaristía, se replicó el domingo en numerosas iglesias y parroquias del país y el extranjero; en otros lugares se abandonó esta tradición porque perdía su carácter de celebración auténticamente cristiana.
"Y si nosotros, hoy, en esta Fiesta del Cuerpo y la Sangre del Señor, queremos ofrecer a Jesucristo un homenaje personal y auténtico, algo que signifique una posibilidad de mejora en nuestra vida cristiana, quizá nos sea útil ahora revisar nuestra fidelidad a la eucaristía", encomendó el párroco de la basílica Nuestra Señora del Pilar.