23 de marzo
Jueves
Mayormente nublado
21°
30°
Viernes
Parcialmente nublado
22°
32°
Sábado
Muy nublado
22°
32°
Domingo
Nublado
22°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 26 de octubre de 2016, 19:50

Richard Tuttle dedica su primera muestra en Perú al cielo nocturno de Lima

Lima, 26 oct (EFE).- Preocupado por hallar la belleza en cada minuto de su vida, el artista estadounidense Richard Tuttle confesó estar enamorado del cielo nocturno de Lima, al que dedica su primera exposición en Perú, con la que espera ayudar a sus visitantes a "encontrar la belleza que cada uno tiene dentro de sí mismo".

"Me enamoré como quien se enamora de una mujer y eso no sucede muy a menudo en la vida", dijo Tuttle en una entrevista a Efe sobre su muestra titulada "To the night sky of Lima" (Al cielo nocturno de Lima) con la que espera hacer la vida "mejor y más rica" al público peruano, para alcanzar así "un mundo más equilibrado".

Tuttle, de 75 años y radicado en Nueva York, está considerado como uno de los artistas contemporáneos más influyentes por sus obras sofisticadas y poéticas que mezclan escultura y pintura y juegan entre los planos bidimensionales y tridimensionales.

La exposición, abierta desde este martes, reúne una selección de obras posminimalistas de Tuttle y está dividida en dos partes que forman una misma unidad, según explicó el artista, ya que un grupo de creaciones se exhiben en el Museo de Arte de Lima (MALI) y otro en el proyecto AMIL, ubicado en el Centro Comercial Camino Real.

"Quizás estoy intentando llegar al público a través del cielo de Lima. Si todo el mundo en Lima estuviera en contacto con la belleza que la gente guarda dentro de ellos mismos, no necesitaría hacer arte", manifestó Tuttle.

Precisamente, el artista apuntó que pese a saber que es "extremadamente impopular para un artista hablar hoy en día de belleza" al tratarse de un "concepto demasiado personal y subjetivo", el continúa buscando dentro y fuera de sí mismo para "encontrar algo hermoso".

El estadounidense, cuyas piezas se caracterizan por un tono íntimo y sutil, afirmó que ninguna persona podrá encontrar nada más hermoso que lo que hay dentro de ellos y defendió que el trabajo del artista es "ayudar a que la gente vea esa belleza que hay dentro de ellos" mediante el amor y el humanismo.

"No estoy intentando cambiar a la gente, pero pienso que algo bueno pasa cuando la gente ve mi trabajo. Me esfuerzo tanto como puedo poder hacer mi trabajo accesible a la gente", señaló Tuttle.

El artista, nacido en Nuevo México afirmó que el arte visual también contribuye a mejorar la vida de las personas al igual que un instrumento permite a las personas sacar la música que llevan dentro.

Además de la belleza, Tuttle detalló que otra de sus principales preocupaciones es la ética, "porque solo cuando un artista tiene la ética más alta puede hacer el mejor arte".

"No estoy interesado en la moralidad. No me interesa si matas a tu madre. Sin embargo, la ética tiene que ver con la comunidad y en cómo vivimos juntos", comentó.

Tuttle reconoció además que el espacio es un elemento muy importante en cada una de sus exposiciones, al punto que el tratamiento de los objetos está en estricta relación con su entorno, pero admitió que algo que le interesa aún más es la idea del no espacio, que él lo relaciona con la mentalidad.

"La mentalidad siempre se encuentra en lo opuesto al espacio, y cuando la comprendes bien, entonces se puede volver al espacio y ser más consciente de la individualidad del espacio", añadió Tuttle, cuyas obras están realizadas principalmente con materiales diversos como tecnopor, acrílico, grafito, papel aluminio, cartón y papel.

Entre las piezas exhibidas destaca "First Paper Octagonal" (1970), un octógono irregular hecho de papel blanco y adherido directamente a la pared, así como otros ensamblajes de la serie "Section, Extensions J" (2007), y algunas de las telas más recientes de su serie titulada "Walking on air" (2009).

La muestra de Tuttle estará abierta hasta el 21 de enero de 2017 en el proyecto AMIL y hasta el 29 de enero de 2019 en el MALI, donde sus obras posminimalistas contrastan con la amplia exposición temporal dedicada a la pintura cusqueña.

Fernando Gimeno