11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 10 de noviembre de 2016, 01:00

Repudian supuesto montaje para justificar un desalojo

Por Elías Cabral

CANINDEYÚ

Cerca de mil personas marcharon ayer dentro del asentamiento 1º de Marzo, en la estancia Pindó del distrito de Ybyra Robaná, Canindeyú, para repudiar lo que consideran un “montaje” de los terratenientes y de los organismos de seguridad para ejecutar un desalojo luego de más de cuatro años de ocupación en el inmueble.

La orden de captura librada por el fiscal Erico Ávalos, de Minga Porã, contra el principal dirigente de la (OLT) Jorge Mercado, en el marco de la investigación por un hecho de homicidio de Aldo Socoloski De Oliveira (23), familiar de colonos brasileños, ocurrido el 29 de octubre pasado en la zona de Itakyry, ha desembocado en la reacción de las 330 familias que se encuentran ocupando el asentamiento.

Mercado señaló que Enrique Bendlin y Rainer Bendlin, quienes fungen de supuestos propietarios de las tierras, están queriendo instalar un montaje y obligar a un desalojo de las familias. “Nos movilizamos para desmentir las acusaciones. En este lugar queremos convertir un asentamiento modelo, modelo de hombres diferentes y modelo de producción diferente”, manifestó.

Al respecto, señaló que el montaje se justifica con la fuerte presencia policial realizando fuertes controles tanto en zona de Naranjito como en la zona de Itakyry, trayectos muy utilizados por los ocupantes para transitar. Igualmente, denuncio que sufren permanentemente rastreo de sus números de celulares dificultando inclusive la comunicación entre sus familiares.

Por su parte, María Elisa González, ocupante del mencionado asentamiento, dijo que en los más de 5 años que están ocupando el inmueble viven intranquilos.

“Nuestros hijos ya están traumados, y ahora lo peor de todo es que los policías nos volvieron a rodear. Si se enferman nuestros hijos no sabemos qué hacer”, indicó.

Los labriegos cuentan con casi 700 hectáreas de cultivo, una escuela y viviendas por cada familia.