10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 31 de julio de 2016, 04:09

Renzi rechaza una intervención pública en la banca italiana por "cuestión de justicia"

Roma, 31 jul (EFE).- El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, ha descartado una intervención pública en el sector bancario del país "por una cuestión de justicia", para que los ciudadanos no paguen "los actos de los políticos y de los banqueros del pasado".

"Si queremos practicar una intervención pública, tienen que pagar los ciudadanos. Y yo no quiero que por los actos de los políticos y de los banqueros del pasado, paguen los ciudadanos del presente", dijo en una entrevista publicada hoy por "La Repubblica".

Esto, en opinión de Renzi, "no es una cuestión de consenso sino de justicia," por lo que reclamó que "pague quien se ha equivocado, no la gente común".

Sus palabras se producen en un momento en el que la solidez de la banca italiana centra la atención en la Unión Europea, debido sobre todo a la ingente cantidad de créditos morosos que acumula, especialmente la Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS).

Esta entidad ha anunciado una operación de saneamiento que supondrá la titulización de 27.700 millones de euros brutos de créditos morosos y un posterior aumento de capital de 5.000 millones sin ayudas públicas.

Es lo que Renzi considera "una solución de mercado" en la que intervendrá el conocido como "Fondo Atlante", dotado de capital privado, instituido para prestar asistencia a la banca en problemas y que aportará "una solución de sistema, definitiva".

"A mi me interesa proteger a los usuarios y a los ahorradores. Deben saber que en Italia hay un Gobierno que se ocupa de ellos, no de los sillones de los Consejos de Administración de las bancas como ocurría muy a menudo en el pasado", reivindicó.

También celebró los resultados de las pruebas de estrés difundidos en la noche del viernes, al destacar que "cuatro de cinco funcionan bien" ya que aprobaron los test Intesa Sanpaolo, UniCredit, Ubi y Banco Popolare, y MPS suspendió.

El primer ministro señaló que "la única solución para archivar definitivamente la crisis bancaria es regresar al crecimiento", ya que en su opinión la economía italiana "es la que más ha perdido en Europa entre 2009 y 2014".

De acuerdo a las previsiones, el Producto Interior Bruto italiano crecerá aún por debajo del umbral del 1 % durante este año, pero Renzi dijo "con certeza" que no subirá el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) ni corregirá las cuentas del Estado.

"El IVA no aumentará y los impuestos continuarán descendiendo", señaló el primer ministro, quien recordó que proseguirá con su intención de recortar el impuesto de sociedades (Ires).

Por último, recordó que durante su Gobierno, que comenzó en febrero de 2014, Italia ha puesto fin a tres años de recesión, se ha aprobado una Reforma Laboral que "ha supuesto 599.000 puestos de trabajo" y, en la banca, "la masa de créditos morosos está bajando".

"Por esa razón insisto en la necesidad de la inversión, del crecimiento y de la flexibilidad contra la cultura de la austeridad", defendió.