23 de junio
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente nublado
19°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 20 de junio de 2017, 01:00

Reino Unido asume los tiempos del brexit

AFP

BRUSELAS - BÉLGICA

Reino Unido se plegó ante la propuesta de la Unión Europea para sus negociaciones de divorcio, que deberán registrar avances en prioridades como los derechos de los ciudadanos antes de abordar un eventual acuerdo comercial entre ambos deseado por Londres.

"En un primer momento, trataremos las cuestiones más apremiantes para asegurar una retirada ordenada de Reino Unido y, en una segunda fase, abordaremos nuestra futura relación", dijo el negociador europeo, el francés Michel Barnier, junto a su par británico, David Davis.

Este enfoque por fases, planteado desde hace meses por Bruselas, supone una pequeña victoria para los europeos frente a un gobierno británico que abogaba por negociar el marco de su futura relación, que podría incluir un acuerdo de libre comercio, en paralelo al divorcio. Davis, que calificó la primera jornada de negociaciones como un inicio prometedor, negó que Reino Unido cediera en los tiempos de las conversaciones. "Esa posición no ha cambiado. Es la misma de antes", aseguró el también ministro británico para el brexit.

May tiene un plan. Las negociaciones de esta primera fase tendrán lugar una semana de cada mes a partir del 17 de julio y contarán con grupos específicos de trabajo –compromisos financieros, derechos de los ciudadanos y otros asuntos de divorcio–, así como un diálogo sobre el futuro de la frontera entre la británica Irlanda del Norte e Irlanda.

"Cuando hayamos registrado suficientes progresos en estos asuntos, seré el primero, como es mi responsabilidad, en recomendar al Consejo Europeo comenzar en paralelo la negociación como cómo dar forma a la futura relación a ambos lados del canal de la Mancha", prometió Barnier.

La suerte de los 3,6 millones de ciudadanos europeos viviendo en Reino Unido y de los 900.000 británicos residentes en la UE, en su mayoría en España, se impone así como una de las prioridades en las negociaciones. La mandataria británica, que llegó a abogar por marcharse sin acuerdo frente a un mal acuerdo, tiene previsto presentar a sus pares europeos su propuesta sobre los derechos en la cumbre prevista jueves y viernes en Bruselas, avanzó Davis.