21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 3 de junio de 2017, 02:00

Refugios provisorios en área protegida generan inquietud

Las reubicaciones de familias afectadas por la crecida del río empiezan a generar conflicto, según la ocupación. Uno de los casos se da en la zona del cerro Lambaré, donde instalaron las viviendas en las inmediaciones de dicha reserva declarada como área silvestre protegida. Miembros de la mesa de trabajo Todos por el Cerro expresaron que temen la degradación de la zona boscosa.

“Cuando se instalan en la zona talan los árboles y sacan piedras del monte donde existen muchas especies nativas y cerca de 320 especies de aves. Tras varios pedidos a la Municipalidad de Asunción despejaron la zona de la entrada al mirador, pero están hacia la parte de atrás, hacia el arenero”, señaló Sonia Florentín, de la citada mesa.

Otra inquietud que mencionó Florentín es que aún no existen guardaparques especiales que puedan custodiar el lugar, a pesar de que la promulgación ya fue en marzo pasado como área silvestre protegida bajo dominio público y con la categoría de manejo de paisajes protegidos del Cerro Lambaré, en la ciudad de Asunción.

“Hay dos guardias, quienes se encargan del portón, pero no hay personas exclusivas que vigilen la tala de árboles o cacería de animales silvestres. En el lugar existen muchos árboles nativos”, comentó.

Por su parte, las familias afectadas en dicha área señalan que cada vez les queda menos opciones de un lugar seguro dónde resguardarse ante la crecida. Hasta ayer alrededor de 1.500 familias fueron evacuadas de las riberas por el avance del río Paraguay, que ascendió de nuevo tres centímetros, llegando a 4,78 metros. Hidrólogos estiman que en julio alcanzaría los 5,50 metros con lo que llegaría a la categoría crítica.

Calzados y abrigos. Durante un recorrido por los lugares vulnerables, las madres damnificadas señalaron que precisan de más abrigos y calzados para los niños, quienes en su mayoría tienen puestos apenas unas zapatillas de goma y abrigos livianos.

Muchos de los pequeños tampoco asisten a clases, ya que según sus padres con la mudanza la escuela ya queda retirada. Otro de los pedidos generales es la provisión de más chapas y terciadas ante el deterioro de los actuales materiales con cada lluvia. La ayuda se hace imprescindible, sobre todo con el ingreso del tiempo fresco. Para este sábado la temperatura oscilaría entre los 9ºC y 22ºC.