Refugiados atrapados en Grecia

"Desearía poder volar. En el cielo no hay fronteras", Ahmed Zedan.