5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 28 de octubre de 2016, 01:00

¿Reelección?...

Se supone que se piensa en una reelección porque va a ser en beneficio de la mayoría. Pero si es solo para mayor enriquecimiento de un rico que quiere, a como sea, serlo más, entonces no queremos esa reelección.

Por eso el pueblo, que es el soberano, tiene el derecho a poner condiciones a esa reelección.

En el Paraguay actual, para tres millones de paraguayos cercanos a la pobreza o hundidos en ella, la salud está muy mal en prevención, factibilidad y faltas de medicamentos.

Recuerden que a Lugo no lo derrocaron por lo mal que lo hacía, sino por el bien que hizo, el primero en la mejora de la salud.

En el Paraguay actual el 2% tiene el 80% de las tierras cultivables. Es urgente una Reforma Agraria Integral, al menos para ese 20% de tierras todavía al alcance del campesinado. Esto significa ni un desalojo más y una política pública de técnicos, préstamos desembolsables, caminos todo tiempo y mercado seguro.

En el Paraguay actual se hacen grandes construcciones para la clase alta o para su lavado de la plata. No existe una política pública para la creación de puestos de trabajo para los empobrecidos. Un modo podría ser darle valor agregado a los productos del campo.

En el Paraguay actual se da una confusión entre la ANR y el Estado. Y las decisiones privadas de este partido se toman como leyes o emprendimientos nacionales. Propiamente, el pueblo es el soberano y aprobó una ley magna, una Constitución, que solamente él sin trampas puede cambiar.

La pregunta era “¿Reelección?”. Y la respuesta es “¡¡Con condiciones!!”.

Quien quiera ser reelegido tiene que haber aprobado el examen de haber realizado las cosas más necesarias en el Paraguay: una Reforma Agraria Integral, una salud preventiva, eficaz y con los medicamentos, el aumento de trabajo para los más empobrecidos y principalmente el no confundir un partido con el Estado.