4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 9 de octubre de 2016, 01:00

Redireccionamiento puede beneficiar a 7.000 adultos mayores

Luego del escrache generalizado que sufrieron los legisladores de la Cámara de Diputados, tras aprobar una ampliación de G. 8.800 millones, para el polémico tercer aguinaldo de sus funcionarios, los mismos siguen buscando alternativas para redimirse ante la ciudadanía.

En este sentido, surge un nuevo planteamiento sobre dónde deberán ser destinados los montos que debían ser utilizados para el pago de gratificaciones.

El legislador liberal y vicepresidente de la Cámara Baja, Amado Florentín, propuso que el rubro de las gratificaciones sea redireccionado al programa de adultos mayores. De esta manera, unas 7.000 personas más que superan los 65 años serían beneficiadas con el subsidio.

“De los G. 155.000 millones que están presupuestados para el pago de gratificaciones para el 2017, lo que corresponda a fuente 10 (cerca de G. 30.000 millones), vamos a solicitar que ese monto sea redireccionado al programa adultos mayores, de tal forma a aumentar la cantidad propuesta por el Ministerio de Hacienda”, explicó el legislador.

Para el ejercicio fiscal 2017, Hacienda remitió al Congreso Nacional un presupuesto para beneficiar a 148.000 adultos mayores. Con la propuesta de Florentín, esto aumentaría considerablemente. “Se daría a una cantidad superior y la intención es que puedan cobrar la mayor cantidad de adultos mayores”, enfatizó.

La propuesta de Florentín será planteada de manera oficial en la Comisión Bicameral de Presupuesto, que en estos momentos está estudiando el presupuesto para el 2017, remitido por el Ejecutivo.

Cada adulto mayor recibe un subsidio mensual de G. 456.000, lo que representa el 25% del salario mínimo. Las personas que pueden acceder a dicho beneficio deben cumplir con algunos requisitos, entre ellos el ser paraguayo natural, mayor de 65 años de edad, residir en el territorio nacional y estar en situación de pobreza.

El subsidio para los adultos mayores es una iniciativa que surgió de los parlamentarios en el 2010.

En un principio solo fueron beneficiados aquellos residentes en la capital del país, pero posteriormente, para el siguiente año, ya fue distribuido en todo el país.