22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 29 de marzo de 2017, 01:00

Recuerdo del Marzo paraguayo en 2017

El domingo 26 de marzo tuvimos el recuerdo del Marzo paraguayo que desde hace 18 años estamos celebrando en la Plaza, delante en el Monumento que hay frente al Cabildo. Estuvimos participantes en aquella gesta, su hijos y, sobre todo, los padres y madres de los 8 jóvenes que fueron asesinados a bañazos. Un acto emocionante.

¿Qué nos dice esta conmemoración en este año 2017?

Vivimos ahora como en los tiempos anteriores de aquel marzo de 1999. Entonces se sentían las amenazas de un personaje, Lino Oviedo, que por la debilidad de un presidente se veía cada día con más fuerza para llegar al poder.

Entonces siete jóvenes de diversos partidos expresaron aquello de que “Dictadura nunca más” en actos colectivos cada vez más fuertes: una larga caravana de autos, al mes siguiente una misa convocada en la catedral y en febrero un gran festival ante el Panteón, donde los oradores hablaron claro.

Actos masivos, pero en nada comparables a los jóvenes y adultos asuncenos y a miles de campesinos que desde el martes defendieron la plaza de los oviedistas apoyados por la Policía, para que en el Cabildo los senadores pudieran hacer tranquilos el juicio político al presidente Cubas.

Era la hartura de un pueblo que gritaba “Dictadura nunca más”, que al principio solo se manifestaba resistiendo a la Policía, carro hidrante, la montada, pero luego supo dominar la situación a pedradas poniendo un límite donde estaba, al final de la plaza, aquel tanque boliviano de la guerra del Chaco.

“Dictadura militar se gritó, se cantaba y se rezaba, con un fervor patriótico que desafió las balas, que como última solución para que dejáramos la plaza, dispararon los oviedistas. El coste fue grande: ocho jóvenes asesinados y en la semana 600 personas atendidas en los hospitales. Pero fuimos libres de dictadura. Lino huyó a la Argentina.