3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 19 de noviembre de 2016, 02:00

Reciclaje médico: Plasma desechado retorna convertido en medicamento

El país exportó cuatro toneladas de plasma humano a la Argentina y a cambio recibió 5.566 productos para pacientes hemofílicos y con problemas neurológicos. El Ministerio de Salud ahorró USD 950.000.

Un total de 1.055 unidades de frascos de inmunoglobulina y 4.511 unidades de albúmina humana conforman parte del primer lote de medicamentos hemoderivados (que se hacen con el plasma humano) que recibió esta semana el Ministerio de Salud Pública (MSP), en el marco del convenio con la Universidad Nacional de Córdoba, de Argentina.

Tras la exportación de más de cuatro toneladas de plasma sanguíneo y luego de 18 meses, se recibió el producto industrializado que será destinado a pacientes de terapia intensiva, con problemas de inmunodeficiencia, hemofílicos y con afecciones neurológicas. Salud Pública otorga el medicamento de manera gratuita.

El plasma humano anteriormente se desechaba, porque Paraguay no cuenta con una planta industrial para la elaboración de los medicamentos biológicos, tras un año y medio de concretar el convenio. La segunda entrega se estima que llegará en mayo del 2017.

De basura patológica a medicamentos hemoderivados. En el país cada año se desechaba el plasma y demandaba un alto costo para la incineración. Tras la inversión de G. 21.599.403, el país recibe los medicamentos en forma gratuita y logra ahorrar USD 950.000, que generalmente son destinados en las licitaciones para la adquisición del biológico. Este ahorro se reinvertirá en medicamentos, anunció el ministro de Salud, Antonio Barrios.

El representante de la cartera sanitaria señaló que el lote permitirá dar una contingencia ante el avance del zika y si es que aparecen casos de Guillain Barré, que es un trastorno neurológico. "Un paciente con (Guillain Barré) requiere de 80 a 100 frascos de inmunoglobulina, depende mucho de cómo se comporta la viremia", explicó Barrios.

PROCESO. Cada volumen de sangre donada es fraccionado en tres partes: concentrado de glóbulos rojos destinado a pacientes accidentados o para mujeres con complicaciones en el parto; otra parte es fraccionada en plaquetas empleadas para pacientes oncológicos, y una tercera parte es utilizada para la obtención de plasma humano, el cual se desechaba; y se exportó para la fabricación de hemoderivados.

"Son medicamentos extraídos de la sangre, que antes se desperdiciaban o se perdían y que traían un alto costo en pagar para la destrucción de eso en basura patológica", explicó. Los productos farmacéuticos estarán a disposición de pacientes del Instituto de Previsión Social (IPS) y el Hospital de Clínicas, dependiente de la Universidad Nacional.

Dependiendo de la patología, un paciente requiere en 15 días un promedio de 30 a 50 frascos de inmunoglobulina, cuyo costo ronda G. 2.666.666 cada frasco; este es el precio de licitación, pero en el mercado ronda G. 6.500.000. La albúmina, G. 415.000, pero el precio de mercado es de G. 800.000, según datos proporcionados por la doctora Dora Lilian Torres, directora general de Insumos Estratégicos en Salud del MSP.

En el 2015, se colectaron 98.945 unidades de hemocomponentes, se descartaron 12.233 unidades. De este grupo, se exportaron 22.780 unidades equivalentes a cuatro toneladas y media de materia prima exportada, según datos de Salud Pública.