8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 4 de agosto de 2016, 01:00

Ratificarían la pena por muerte de Paz Valentina

Oficialmente, según el actuario Óscar García de Zúñiga, recién esta mañana saldrá la resolución del Tribunal de Apelación Penal, Primera Sala, en el caso del taxista Jorge Prisco Ledesma, condenado a 5 años por la muerte de la pequeña Paz Valentina.

Sin embargo, se filtró a través de medios radiales que los camaristas Agustín Lovera Cañete, José Waldir Servín y Cristóbal Sánchez ratificaron la condena al taxista acusado por el hecho.

El procesado fue condenado a la citada pena en juicio oral y público por los jueces Víctor Medina, Elsa García y Arnaldo Fleitas.

Los magistrados, el 4 de abril pasado resolvieron condenar a Jorge Prisco Ledesma a cinco años de pena privativa de libertad por la muerte de la pequeña de tres años Paz Valentina.

Los medios radiales informaron que los camaristas ratificaron la pena del acusado taxista. No obstante, en el Tribunal de Apelación Penal, Tercera Sala, la resolución no estaba.

Ante la consulta, el actuario Óscar García de Zúñiga informó que recién esta mañana saldría la resolución respectiva, y no dio más detalles al respecto.

En juicio oral, Prisco Ledesma fue acusado de haber sido el que disparó al aire desde la terraza de su casa el 25 de diciembre de 2012. El proyectil cayó sobre la pequeña Paz Valentina, que falleció esa madrugada.

A raíz del caso, el taxista fue condenado por los delitos de homicidio culposo y violación del artículo 95, producción de riesgos comunes, inciso 3°, de la Ley De armas de fuego, sus piezas y componentes, municiones, explosivos, accesorios y afines.

En el juicio oral, los magistrados dijeron que las pruebas son contundentes para determinar que la bala perdida que impactó en la niña provino del arma calibre 38 del taxista.

La fiscalía había pedido cinco años y medio de cárcel, mientras que la defensa había requerido la absolución de culpa y reproche.