23 de abril
Domingo
Muy nublado
20°
27°
Lunes
Lluvioso
21°
27°
Martes
Mayormente nublado con tormentas
15°
26°
Miércoles
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 17 de marzo de 2017, 01:00

Ratifican pena a empleado de Copaco por abuso sexual en compañía estatal

Un funcionario fue hallado culpable de abusar de un menor de 13 años en el baño de la oficina de la telefónica. En otro caso, condenaron en juicio a 6 años de cárcel a un hombre por violencia doméstica.

Un funcionario de la Compañía Paraguaya de Comunicaciones (Copaco) fue condenado a 3 años de cárcel por abusar de un menor en el baño de la institución. Ahora, el Tribunal de Apelación en lo Penal ratificó la sentencia.

Se trata de Antonio Giménez Gamarra, quien fue hallado culpable de abuso sexual en niños. El caso se registró el 18 de setiembre de 2013, en la oficina de Copaco, ubicada en el edificio Marconi, en Coronel Moreno y Testanova, de la ciudad capital.

El fallo fue dictado en forma unánime por los camaristas Carlos Ortiz Barrios, Emiliano Rolón Fernández y Arnulfo Arias, quienes ratificaron la resolución dictada el 10 de febrero de 2016 en juicio oral.

El juzgamiento fue hecho por los jueces Elio Rubén Ovelar, María Luz Martínez y Víctor Hugo Alfieri, quienes en forma unánime hallaron culpable al acusado.

Según la sentencia, el hecho se registró cerca de las 14.00. Un menor de 13 años ingresó al baño del primer piso del edificio, cuando Giménez Gamarra lo siguió y cerró la puerta con llave.

ABUSO. En el sanitario se produjo el abuso, donde el hombre manoseó y mostró videos sexuales al menor, conforme se probó en el juicio. Una de las funcionarias se percató de ello, y así fue descubierto.

El abogado defensor Mario Luis Garcete apeló el fallo. Solicita su nulidad y el reenvío, debido a que supuestamente no excluyó varias pruebas, lo que no fue fundado.

Por su parte, la fiscala Gilvi Quiñónez, al contestar el traslado, solicitó rechazar el recurso planteado y ratificar en todas sus partes la resolución dictada en el juicio oral.

Ya en el análisis de los camaristas, señalan que en el fallo, los jueces dicen que el hecho fue probado con testigos, informes médicos, sicológicos, siquiátricos y el propio relato del menor.

Apunta que entre las piezas procesales objetadas por la defensa no estaba ninguna de ellas. Tampoco la defensa objetó el hecho punible ni su existencia.

Los camaristas apuntan que durante el juicio oral no se violaron los derechos procesales.

Además, argumentan que la sentencia se encuentra bien argumentada por lo que entendieron que debía ratificarse en todas sus partes. El fallo fue unánime.