3 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 25 de junio de 2016, 11:22

Ratifican la condena a seis exagentes chilenos por el asesinato de un periodista en 1977

Santiago de Chile, 25 jun (EFE).- La Corte de Apelaciones de Santiago ratificó la condena a diez años y un día de prisión contra seis exagentes en la dictadura de Augusto Pinochet por el asesinato del periodista Augusto Carmona Acevedo, ocurrido en la capital del país el 7 de diciembre de 1977, informaron hoy fuentes judiciales.

El fallo, pronunciado de forma unánime por la V Sala del tribunal de alzada, confirmó la sentencia aplicada en primera instancia por el juez especial Leopoldo Llanos.

Los condenados por el hecho son los exagentes Miguel Krassnoff Martchenko, Enrique Sandoval Arancibia, Manuel Provis Carrasco, José Fuentes Torres, Luis Torres Méndez y Basclay Zapata Reyes.

Al mismo tiempo, revocó la condena y dictó la absolución de la agente Teresa Osorio Navarro, al no haberse acreditado su participación en el asesinato.

Varios de los condenados están ya en prisión cumpliendo largas condenas por decenas de casos de violaciones a los derechos humanos, entre ellos el brigadier Miguel Krassnoff, el excoronel Manuel Provis y el exsuboficial Basclay Zapata.

Augusto Carmona, dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), agrupación que resistió con las armas a la dictadura de Pinochet, fue asesinado a mansalva cuando llegaba a su casa en el municipio santiaguino de San Miguel en la noche del 7 de diciembre de 1977.

Según la investigación del juez Llanos, previamente habían sido detenidos varios militantes del MIR que trabajaban junto a Carmona y numerosos agentes, que se movilizaban en una veintena de vehículos, allanaron la casa del periodista, en la que irrumpieron disparando, pero no le encontraron.

Los agentes procedieron entonces a emboscarse dentro y en los alrededores de la vivienda, a la que más tarde llegó Augusto Carmona caminando. Cuando extrajo las llaves para abrir la puerta, fue acribillado a tiros.

Los agentes introdujeron el cadáver a la casa, donde lo dejaron tirado y se fueron del lugar.

Según el dictamen del juez Llanos, los acusados cometieron un homicidio calificado en la persona de Augusto Carmona, con las agravantes de premeditación (su propósito preconcebido era darle muerte) y alevosía (le dispararon sobre seguro y a traición).

En el aspecto civil, la sentencia ordena al fisco pagar una indemnización de 200 millones de pesos (unos 294.000 dólares) a los familiares de la víctima por daño moral.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), según datos oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras que otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.