6 de diciembre
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 4 de octubre de 2016, 01:00

Ratifican condena para un falso pastor

La Sala Penal de la Corte ratificó la condena de 10 años de cárcel por abuso sexual en niños de parte de un hombre que se hacía pasar como pastor. El caso ocurrió en el mes de abril del 2010.

La resolución afecta a Bernardo Ojeda Villamayor, quien fue condenado a 10 años de cárcel por abusar sexualmente de una menor que se congregaba con su familia en la iglesia donde el falso pastor era el jefe.

La resolución fue dictada en forma unánime por los ministros Sindulfo Blanco, Alicia Pucheta y Luis María Benítez Riera, quienes declararon inadmisible el recurso extraordinario de casación.

La condena de 10 años fue dictada el 23 de diciembre del año pasado, tras un juicio oral y público. Este fallo fue ratificado el 22 de marzo de este año por el Tribunal de Apelación de Cordillera.

Contra esta resolución, los abogados Isabel Gauto Brítez y Rubén Marecos Ibarrola plantearon recurso extraordinario de casación, tratando de anularlos.

Los recurrentes señalaron que la resolución adolecía de varios defectos en su estructura interna, con respecto a la fundamentación.

“De una lectura del fallo se desprende que la motivación del mismo se encuentra sustentada en una fuerza síquica (qué significa síquica, quizás estemos hablando de fuerzas paranormales que pudiera utilizar mi defendido como sería la hipnosis, y de esa forma la convenció para acceder a relaciones sexuales con el mismo)” (sic), dicen.

No obstante, los ministros señalan que el recurso no expresa concreta y separadamente cada motivo con sus fundamentos y la solución que pretende.

Por eso, dicen que no reunía los requisitos de admisibilidad, por lo que ni siquiera estudiaron el fondo de la cuestión y lo rechazaron.

EL CASO. El condenado Bernardo Ojeda Villamayor, según los archivos periodísticos, se hacía pasar por pastor. Violó a una menor que se congregaba con su familia en la iglesia a su cargo.

Villamayor, según las denuncias, amenazaba a la menor. Vecinos señalaron a la prensa que había otras víctimas, pero no se realizaron las denuncias.

El caso se registró en el mes de abril del 2010, en la iglesia denominada Sembrador, ubicada en la compañía Cerro Real, de Caacupé.